13/11/2015

Nadie cuida a mi familiar como yo

La Sociedad Española de Geriatría y Gerontología, en colaboración con la Fundación Envejecimiento y Salud y Lindor Ausonia, celebraron el 5 de noviembre el Día del Cuidador.

A modo de ejemplo, en la provincia de León más de 16 000 personas cuidan de sus familiares dependientes, de ellos, 13 614 reciben una prestación, el resto está a la espera. Ante estas situaciones los geriatras piden desarrollar la Ley de Dependencia (saber más sobre residencias de tercera edad en León).

cuidado ancianosLa realidad de muchas personas mayores en situación de movilidad reducida o con demencias es que son atendidas por sus cónyuges o por familiares que son también personas que están en la tercera edad, por lo que las dificultades se multiplican: grúa, pañales, sillas de ruedas… y la reducción de las prestaciones que llevan a que la ayuda externa también sea menor.

Sin embargo, en ocasiones, a pesar de las dificultades, la persona cuidadora alarga todo lo posible la estancia en el domicilio antes de dar el paso de llevar a la persona dependiente a un centro geriátrico o especializado, por motivos económicos, o por el convencimiento de que es su obligación y de que, además, nadie conoce a su familiar como él ni lo tratará como él.

Los geriatras, profesionales especializados en el tratamiento y cuidado de las personas mayores, ponen sus ojos también en la figura del cuidador. La persona que cuida, se preocupa, da medicación, asea… y que a la vez que la persona cuidad, también se hace mayor y necesita de cuidados

El presidente de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología, José Antonio López de Trigo, habla del reconocimiento social de cuidador, de trabajo que hacen y de la feminización del mismo.

Sin embargo, el reconocimiento solo es una faceta. Los geriatras plantean unas reivindicaciones imprescindibles como son el apoyo social efectivo, el acceso a los recursos sanitarios, la reducción del coste de los apoyos domiciliarios y de los desplazamientos y la ayuda para evitar la sobrecarga y el agotamiento.

La solución que proponen los geriatras es el desarrollo efectivo de la Ley de Dependencia. «Cuando se aprobó la ley se desconocía lo que la dependencia escondía. La realidad superó las más pesimistas de las previsiones. Ahora es el momento de hacer un estudio real de necesidades porque hay un apartado de la norma que está sin desarrollar: la promoción de la autonomía personal y la prevención».

Desde el servicio de Geriatría del Hospital de León, se ha detectado con mucha claridad la sobrecarga del cuidador. Señalan que El 75 % de las personas mayores a las que atienden tienen algún grado de demencia, hecho que requiere una atención absoluta y cuidado durante las 24 horas del día. Señalan que las ayudas se quedan cortas y que solo en León atienden a mil personas nuevas anualmente. De estas, la mayoría están es sus domicilio, acudiendo a las residencias geriátricas aquél 5% de personas mayores que necesitan una atención profesionalizada que no pueden facilitarle  sus familiares o aquellas que toman la decisión de ir a vivir a una residencia por sí mismos.

Enlace de interés e información adicional:
https://www.segg.es/info_prensa.asp?pag=1&cod=439