20/10/2015

El ejemplo de una residencia cardio protegida

Residencial Palau, cadrioprotegido

 

 

En España se estima que cada año se producen más de 30.000 paradas cardíacas, lo que equivale a una media de un paro cardíaco cada 20 minutos, ocasionando 4 veces más muertes que los accidentes de tráfico.

Más del 85% de las muertes súbitas son de origen cardiaco, el 90% de ellas se producen en entornos extrahospitalarios y tan sólo un 5% sobreviven sin secuelas.

La meta: reducir las víctimas de ataques cardíacos

La única forma de conseguir una mayor supervivencia es un tratamiento adecuado y precoz de las víctimas a través de una correcta Resucitación Cardiopulmonar (RCP), y por consiguiente la necesidad de un acceso rápido y fácil a los Desfibriladores Externos Semiautomáticos (DESA). Este acceso público a la desfibrilación realizado por personal no sanitario capaz de procurar a la victima asistencia antes de que transcurran los primeros minutos tras la parada cardíaca, es fundamental para aumentar las probabilidades de éxito de la reanimación.

Un Espacio Cardioprotegido es aquel que cuenta con desfibriladores externos semiautomáticos de fácil acceso para los primeros intervinientes, para lograr la desfibrilación antes que hayan transcurrido el tiempo máximo recomendable desde que ha ocurrido el paro cardiaco.

Residencial Palau Area Cardioprotegida

La residencia de personas mayores Residencial Palau, de Palau de Plegamans (Barcelona), se ha convertido en uno de esos espacios cardioprotegidos al instalar los Desfibriladores Externos Semiautomáticos y formar a su personal en el correcto uso.

Enhorabuena por la iniciativa