18/03/2016

Las entidades sociales catalanas advierten del riesgo de pobreza de las personas mayores

El Parlament ha acogido un pleno sobre la pobreza en el que ha intervenido Teresa Crespo, presidenta de Entitats Catalanes d’Acció Social y portavoz de la plataforma Pobresa Zero, que agrupa a 3 200 entidades.

En su intervención, Teresa Crespo ha alertado de que de seguirse la tendencia actual de envejecimiento y precariedad laboral, Cataluña se aboca a un futuro con una población Teresa Crespoenvejecida y con una pensión digna que cubra sus necesidades.

Una vida laboral interrumpida por tramos de paro y con bajos salarios deriva en pensiones bajas. El problema es común en todo el estado y en otros países, pues la crisis ha agudizado la desigualdad y aumentado las situaciones de pobreza de manera alarmante.

Para cambiar la situación se deben aplicar medidas que no solo palíen la pobreza actual, sino que se hagan acciones a medio y largo plazo que prevengan la pobreza futura.

Como medidas inmediatas, se ha reclamado que las becas de comedor sean del 100 % y no del 50 % y mejorar los tramites para pedir prestaciones como la renta mínima de inserción.

Teresa Crespo también ha reclamado la renta garantizada, prestación prevista en el Estatut que está en trámite en el Parlament, pero que se ha visto muy desvirtuada de cómo fue concebida: una ayuda complementaria universal asimétrica no sujeta a requisitos.

En cuanto a fiscalidad se ha pedido recuperar ingresos perdidos por rebajas y eliminaciones de impuestos y combatir el fraude fiscal.

En Inforesidencias ya hemos de vez en cuando tratado los riesgos de una vida laboral corta, intermitente o con bajos salarios para las prestaciones de jubilación futuras son evidentes. La tendencia al envejecimiento lleva a sociedades con la pirámide poblacional invertida que deben invertir gran parte de sus presupuestos en servicios sociosanitarios para las personas mayores.

Siempre hemos dicho que hacerse mayor y vivir muchos años es un logro y debe verse como un hecho a gestionar, no como un problema, por eso es necesario trabajar para que los salarios dignos de hoy sean las pensiones dignas de mañana y para que cuando se necesiten servicios como centro o residencias geriátricas la sociedad responda y pueda atender las justas demandas de quienes contribuyeron en su momento a construirla.