29/06/2015

Los residentes de los centros Sanitas Residencial se van de crucero en un programa terapeutico

La capacidad de los equipos de profesionales que trabajan en residencias de mayores parece no tener límite.

El programa terapéutico organizado por Sanitas Residencial en los centros de Altanova, Bonaire, Centro de día Sarriá, Consell de Cent, Iradier, Les Corts, ProvençaSagrada Familia de cara al verano, ofrece a los residentes y familiares divertidas y refrescantes actividades que no sólo permiten salir de la rutina, sino que repercuten de forma positiva en la condición física y cognitiva de los residentes.  

"Un verano de crucero” proporciona una experiencia novedosa, apetecible y fresca, donde los mayores podrán "visitar” hasta doce países y conocer sus aspectos culturales, gastronómicos y folclóricos a través de actividades relacionadas con cada destino. Para ello, los centros estarán acondicionados y decorados con un attrezzo veraniego dependiendo del país a "visitar” y la experiencia vivida por cada residente. 

Verano de crucero en residencias Sanitas ResidencialAdemás, los empleados de los centros llevarán atuendos propios de marineros para simular la tripulación del crucero y, junto con los empleados y familiares, podrán hacerse fotos con su attrezo veraniego en los diversos photocall que dispondrá cada centro.

La iniciativa, que se desarrolla en un entorno de ocio, incluye actividades terapéuticas y físicas, como mantenimiento cognitivo o sensorial, fisioterapia, gerontogimnasia o mantenimiento de la movilidad, entre otras. Y todo en un ambiente vacacional claramente diferenciado al resto del año.

Además, los residentes, podrán enviar una postal por cada ciudad visitada, contando su experiencia tanto a familiares y amigos, como a residentes de otros centros residenciales de  Sanitas.

El Programa Big 6

 "Un verano de crucero” forma parte de un programa de envejecimiento activo, compuesto por seis grandes actividades anuales que Sanitas Residencial lleva a cabo en los 40 centros de la compañía, dirigido a todos los residentes, tengan o no algún tipo de deterioro cognitivo.

Las actividades enmarcadas dentro del programa Big 6 permiten a los residentes desarrollar sus capacidades cognitivas y físicas, y, desde el punto de vista psicológico, les ayuda a mejorar sus relaciones personales, disminuir el estrés y potenciar la autoestima y un buen estado de ánimo.