26/01/2004

MAS RESIDENCIAS PÚBLICAS EN CATALUNYA

EL NUEVO GOBIERNO CATALÁN APUESTA POR LA CONSTRUCCIÓN DE RESIDENCIAS PÚBLICAS

Según informó el Diari de Tarragona del pasado 21 de enero. La Generalitat de Catalunya apuesta porque la mitad de las residencias para personas mayores catalanas sean públicas. Actualmente, representarían el 35%, estando el resto en manos privadas (benéficas o con ánimo de lucro). La Generalitat considera "deseable" que la mitad de las residencias sean públicas así que una de las prioridades del nuevo gobierno será la construcción de residencias públicas. Estas son las manifestaciones del nuevo delegado territorial de Benestar y Familia en la demarcación de Tarragona, Jordi Tous, que, según esa información, era hasta ahora profesor de lengua catalana en un instituto, labor que compaginaba con la elaboración de estudios históricos.

Todavía no se sabe si la apuesta manifestada por Tous se referirá sólo a  las residencias de mayores de Tarragona o representará un verdadero golpe de timón en la política asistencial de le Generalitat durante los últimos años. Esta se basaba hasta ahora en la existencia de una Red Básica de Servicios Sociales de Responsabilidad Pública en la que lo más relevante no era si la residencia era pública o privada sino en quién pagaba por el servico. Así se creó el programa de apoyo al acogimiento residencial que permite que varios miles de personas residan en residencias privadas pero con financiación pública.

La situación en Catalunya referida únicamente a residencias asistidas para personas mayores (Según datos difundidos recientemente por la Generalitat referidos a 31 de diciembre de 2003) es la siguiente:

 
Número de residencias
Número de plazas
Privadas Mercantiles
663 (69%)
22.421 (62%)
Privadas Iniciativa Social
181 (19%)
6.981 (19%)
Públicas
112 (12%)
6.721 (19%)
Totales
956 reside.
36.123 plazas

Teniendo en cuenta estos datos, para conseguir que la mitad de las residencias asistidas fueran públicas deberían construirse 366 nuevos centros públicos. Como hablar de centros resulta poco fiable (no se puede comparar uno de 25 plazas con uno de 300), nos podemos referir a plazas: en ese caso, para alcanzar el 50% de plazas públicas se tendrían que construir nuevas residencias públicas con una capacidad de 11.342 plazas.

Parece que, lo que desde la Generalitat se considera "deseable", se aleja de lo "económicamente posible".

Los cambios que se puedan introducir en el modelo pueden tener unas consecuencias enormes para el sector y para la propia Generalitat por lo que habrá que estar atentos a los acontencimientos.