26/04/2002

Prioridades de la inspección para el 2002

LA INSPECCIÓN DE LA GENERALITAT PLANTEA SUS OBJETIVOS PARA EL 2002

En el seno de una Jornada Organizada por ACRA en Barcelona el 4 de Abril de 2002 la Jefa del Servicio de Inspección del Departament de Benestar Social de la Generalitat de Catalunya planteó cuáles serían las prioridades y objetivos de esa inspección para el año 2002. La sra Olives agrupó los objetivos en cuatro grupos

a) Defensa de los derechos de los residentes en determinados centros residenciales

La sra. Olives expuso que durante el 2001 se iniciaron 166 expedientes sancionadores a residencias para personas mayores en Catalunya. Debido a que hay 1020 residencias en funcionamiento y que alguna ha tenido abierto más de un expediente sancionador el resultado es que el 10% de las residencias han tendio expediente abierto. Como la tendencia de la Generalitat es archivar los expedientes si se corrigen las deficiencias y debido a que una peculiaridad de la normativa catalana es que permite la reinversión en mejoras en el establecimiento de las cantidades correspondientes a multas (siempre que se cumplan unos requisitos), de esos 166 expedientes muy pocos acaban con una sanción efectiva. De hecho menos del 2% de las residencias catalanas (o sea unas 20 residencias) han tenido que pagar una multa.

El elevado número de inspecciones que se realiza (todas las residencias se visitan como mínimo anualmente) permite a la inspección tener un gran conocimiento del sector. Ese conocimiento llevará este año a que, cuando se detecten incumplimientos persistentes, además de utilizar la via sancionadora la inspección lleve a cabo una labor de tutorización de las residencias problemáticas visitándolas todas las veces que sea necesaria e intentando que la situación de reconduzca. Esa tutorización de unas 30 residencias será una de las prioridades de la inspección para el 2002.

b) Velar por una mayor profesionalización del sector.

La inspección empezará a exigir que las residencias colaboradoras de la Generalitat pongan en práctica el plan de formación de los empleados que exige la normativa de colaboración y recomendará a los centros no colaboradores que lo apliquen. Hay que recordar que es el servicio de inspección desde el 2001 el encargado de comprobar el cumplimiento de los requisitos de colaboración así como de los generales de la normativa.

La inspección hará incapié en la obligación de separar las labores de atención directa e indirecta en centros colaboradores y comprobará las categorías profesionales en las que están contratados los empleados para saber si se ajustan a las labores que realizan en la residencia.

c) Mayor control sobre la atención higiénico sanitaria en las residencias.

Muchas de las denuncias que recibe la inspeccióin se deben a funciones que la norativa atribuye el responsable de la organización higiénico sanitaria (ROHS)del centro. La inspección ha comprobado que en residencias pequeñas suele suceder que el médico contratado como ROHS, en vez de realizar las funciones que le atribuye la normativa hace únicamente de médico de los residentes desatendiendo las labores relacionadas con los menús, los expedientes asistenciales o la organización higiénica del centro.

La inspección prestará especial atención a que las pautas de alimentación estén supervisadas por el ROHS y a que los expedientes asistenciales estén actualizados. Sobre las pautas de alimentación se indicará la necesidad de hacer constar las cantidades de comida necesarias y los diferentes grupos de alimentos.

d) Mayor divulgación de los derechos de los residentes y familiares

La normativa catalana obliga al director y ROHS a tener un horario de atención al público que debe aparecer en el tablón de anuncios de las residencias. Además de comprobar que se cumple esa obligación la inspección recomendará que las residencias ofrezcan información, aunque no se solicite. Recomendará que se expongan las relaciones de derechos de los residentes no sólo en los centros colaboradores (en los que es obligado). En este sentido, y para reforzar el conocimiento de los derechos, la inspección elaborará un opúsculo que se hará llegar a residentes y familiares de todos los centros a medida que ingresen.

d) Revisión de las condiciones materiales

La inspección participará junto con otros órganos del Departament de Benestar Social en un equipo de trabajo que empezará a elaborar lo que será la modificación de las condiciones arquitectónicas mínimas previstas hoy en el anexo 2 de la Orden de 15 de Julio de 1987.

Esta presentación coincide en el tiempo con más noticias sobre la futura Ley de Calidad de los Serv icios Sociales de la Comunidad de Madrid que prevé un endurecimiento sustancial de las sanciones y un aumento de las actuaciones inspecciones a centros.