12/09/2013

REFLEXIONES DE ASCAD DE CARA A SEPTIEMBRE

Desde la Asociación de directores de residencia ASCAD nos han hecho llegar estas reflexiones sobre cómo ven las cosas de cara al futuro más próximo.

Se trata de una carta abierta de la Junta Directiva y su presidente, Andrés Rueda, aquí está:

 

 

LLega septiembre y con él empezamos a retomar los temas que, de una u otra forma, habíamos dejado un poco en "stand by." Vamos a enunciar dos fundamentales:

 

1.- La sostenibilidad del sistema geroasistencial: Mucho se habla pero hasta ahora es como hablar de los dinosaurios: todos hablan pero nadie los ha visto. ASCAD concebimos la sostenibilidad no solo como unos ajustes económicos que ahora permitan sacar la cabeza debajo del agua sino como un conjunto de medidas coordinadas entre si que hagan al sistema sostenible en el tiempo tanto funcional como económicamente hablando.

 

Cuando hablamos de la Llei de Serveis Socials, de inspección, de la ILP para asegurar el pago a los dependientes, de los profesionales en los centros o de los modelos de estos lo hacemos bajo la perspectiva de que a corto y a medio plazo tengamos una base estructural suficiente y realista como para asumir el gran reto que se nos plantea a nivel demográfico: garantizar la asistencia a la dependencia como derecho ciudadano en una pirámide de población en la que el incremento del número de personas mayores y dependientes da auténtico miedo escénico.

 

Llamémoslo como queramos y hagamos los eufemismos que se nos ocurran pero la realidad es que el sentido común nos marca muy bien el futuro y este es un "boom" de ancianos, frágiles y dependientes porque por mucho que queramos llamar "promoción de la autonomia",... el final de todo es la dependencia personal y negar esta realidad ó esconderla no quiere decir que esto no sea así ó se atienda mejor. Generalmente es lo contrario. La vida es la vida y nadie nos va a vender a los profesionales una moto diferente.

 

Como en los demás temas que hemos ido publicando, ASCAD "se moja" otra vez y se posiciona. Os adjuntamos en archivo un, bastante completo, análisis razonado sobre los profesionales en un contexto de geroasistencia sostenible que tenemos como documento de trabajo abierto desde hace más de dos años, y sus roles en los centros geroasistenciales. Sabemos que es polémico, pero de la polémica y la discusión suelen aclararse las ideas y al fin y al cabo es lo que queremos.

 

2.- La ILP: a nadie se le oculta que es un reto profesional de grandes dimensiones que además nos toca tirar de él en unos meses tremendamente difíciles como es julio, agosto y estos primeros días de septiembre. Tenemos muchos compromisarios que se han tomado días de vacaciones y no esta siendo fácil la consecución y retorno de las firmas. Todo y con ello hay repartidos pliegos con capacidad de más de 80.000 firmas y tenemos en retorno bajo control unas 35-40.000. Hay que llegar ya a las 50.000 y para ello hay que ponerse a la busca y captura de los pliegos distribuidos y que nos los hagais llegar a UPIMIR, ACRA ó nosotros para contabilizar las firmas reales.

 

Hay centros y personas fantásticas que han consegiuido  miles de firmas. Se han volcado en la ILP de forma ilusionante con la conciencia clara de que estamos dando un paso de dimensiones históricas marcando la sociedad civil a los políticos donde deben poner rumbo a sus prioridades y atender lo que para nosotros es fundamental: la persona frágil. Otros han conseguido las previstas. A todos muchas, muchas, muchas gracias.

 

Por cierto, otros no han conseguido ni una sola firma esperando que todo se lo curren y solucionen los demás, vaya todo muy bien y después se les solucione el problema sin dar golpe. Igual hasta son los primeros en poner la mano para cobrar. Otros quizá no se han enterado... Os agradeceríamos mucho a esta bolsa de centros y profesionales dar un empujón para las firmas que quedan, por aquello de que esta muy muy feo el parasitaje.

 

ASCAD nunca pretendió ser algo diferente de lo que es: una asociación profesional no patronal ni sindical, Nunca hemos recibido ni un solo euro de subvención directa ó encubierta. No lo queremos. No tenemos cuota establecida y vivimos de las aportaciones voluntarias ó porreteo de los gastos entre los socios que estamos más a mano ó aquellos que nos han dicho que contemos con su ayuda y solidaridad para estos menesteres tan mundanos aunque necesarios. Esta filosofía nos hace sentir con la libertad suficiente de no tener lastres ó hipotecas con el poder. No le hacemos la ola a nadie y nuestro compromiso son nuestros interlocutores serios, -que los hay-, y lo somos nosotros mismos y nuestros residentes, los que estamos en primera línea y en el ejercicio profesional de la dirección y/o gestión con el riesgo e incomprensión que solo nosotros sabemos. No pretendíamos ser una asociación mayoritaria, nos importaba más la claridad, transparencia y calidad de nuestro trabajo que el número de componentes,

 

No pretendiamos nada de eso y la realidad es que los ascadianos estamos a punto de morir de éxito, -es broma, solo estamos supercontentos-. Estamos vinculados ya en esta xarxa  cientos de profesionales que nos interrelacionamos generando documentos muy trabajados en su síntesis,  filosofía, acciones y conclusiones. Documentos y reflexiones que nos avalan en cuanto al rigor de lo que pretendemos. Convenimos todos que la asistencia a las personas no es broma ni el sitio adecuado para los demagogos ó vendehumos y no queremos dejar pasar la opción de presentar nuestra voz.

 

Y hablando de vendehumos tambien avanzo un tema: Estamos HARTOS de quienes se han dedicado a ganarse un parte de su vida creando falsos problemas, estigmatizando ante la sociedad a un sector y a sus profesionales y... ahora vendiendo la pôcima para curarnos. ¡Ojo al parche!

 

Os voy a contar una fábula a ver si os suena a algo, aunque claro,... cualquier parecido con la realidad de ese país con nosotros es puera coincidencia:

 

Érase en este pais de fábula unos tahures del Missisipi que dominan un truco muy viejo y lo resumo: cojo 999 gramos de falsedad ,("los centros se dedican a atar ancianos") le añado 1 gr. de verdad (alguien utiliza alguna vez contenciones descontroladamente) con esto hago una verdad universal con un argumento defendible que lo "inflo"y creo un discurso ante una sociedad sensible  fácilmente influenciable ante situaciones escándalosas y lastimeras sobre el abuso de contenciones en los centros... y como guinda lo equiparo al maltrato..

 

Esto lo "compra" la administración, siempre obligada y deseosa de ser mas papista que el papa y de defender al anciano, -a ese que, paradójicamente, le recorta y le paga tarde y mal-,  y se crea una caza de brujas de inspecciones mcarthyanas y... ¡empieza la feria!.

 

Conseguido esto se pone en marcha el plan B: Una vez tengo estigmatizados a los centros y como nadie quiere ser "sospechoso de maltratador"  ó aguantar más de lo debido a la "Santa Inquisición" les "vendo" la pócima en forma de cursillo por un módico precio, les doy un diploma de "centro libre de ...." y quedan curados del apelativo de centro con contenciones y libres de la "Santa Inquisición". Ya pueden ir al cielo.

 

Es un business ingenioso y malevolo que nos ha hecho mucho daño a todos como sociedad poniendo en el disparadero a cientos de centros y miles de profesionales que estamos en este mundo geroasistencial,...y tenemos que denunciarlo porque estamos cansados que nos miren de reojo. Nosotros también tenemos derecho al honor y a tomar una cerveza con tranquilidad, ¿o no?.

 

Tenemos el cuaderno de buena praxis del Colegio de Médicos de Barcelona como guia para profesionales y  centros y es nuestro criterio de profesionalidad quien debe ponerlo en marcha como cualquier otra actuación protocolizada. desde las direcciones y gestión de los centros tenemos que trabajar con referencias lo máximo de claras posibles. No nos hace falta entrar en el bucle de estos  ángeles redentores a "X €" la tirada... ni a la administración tampoco.

Como siempre encantados de poder seguir en contacto con vosotros y seguimos teniendo claro que hay que seguir picando la zanja... por duro que esté el suelo.

 

En nombre de la Junta Directiva de ASCAD,

 

Andrés Rueda.