08/08/2011

TERCER AÑO CON MISMOS PRECIOS PÚBLICOS EN CATALUÑA

La "racionalización" del gasto y la lucha contra el déficit público vuelve a afectar de lleno al sector de las residencias para personas mayores.

En Cataluña, según nos ha hecho saber la patronal ACRA, el Departament de Benestar Social i Família ha comunicado que el incremento de la tarifa pública en 2012 en cuanto a los servicios asistenciales para personas mayores volverá a ser del 0%, como ya ha pasado este año 2011, mientras que los costes de los servicios no han dejado de subir, llegando al 9’7 de aumento en los últimos dos años en lo que respecta únicamente al capítulo de personal .  La tarifa que paga actualmente la administración catalana está, según un estudio de Deloitte, por debajo de los costes de prestación del servicio.

ACRA alerta que, si la situación no cambia, las residencias y centros de día catalanes con plazas colaboradoras, concertadas y de gestión, verán peligrar su capacidad de hacer frente a los compromisos económicos adquiridos con trabajadores, Seguridad Social y proveedores.

Una circunstancia a la cual se añade el hecho que las entidades bancarias no dan créditos, así como que los costes de los servicios no han dejado de subir, llegando al 9’7 de aumento en los últimos dos años en lo que respecta únicamente al capítulo de personal.  

De momento, las empresas y entidades asistenciales, efectivamente y mes tras mes, están financiando la diferencia entre la parte que paga la Administración y el coste real de los servicios 'públicos' que reciben los usuarios provenientes de la Generalitat pero, si la situación no cambia, las residencias y centros de día catalanes con plazas colaboradores, concertadas y de gestión, verán peligrar su capacidad de hacer frente a los compromisos económicos adquiridos con trabajadores, Seguridad Social y proveedores.

La patronal ACRA, prevé, si no se toman medidas, un escenario que supondría un grave deterioro del sistema catalán de atención a la dependencia y la destrucción de miles de puestos de trabajo. Para evitar esa situación y hasta que la Generalitat no disponga de los recursos económicos necesarios ACRA propone que los usuarios de los servicios contribuyan más activamente en la financiación de la plaza que ocupan o del servicio que reciben, como ya sucede a otros sectores concertados con la Administración.