27/06/2016

Vigo no aumenta su oferta de plazas en residencias para mayores desde hace 10 años

La ciudad de Vigo sigue la tendencia general de envejecimiento del resto de la población gallega y española pero, a pesar de que el censo de personas mayores a aumentado en 12400 en una década, mantiene el número de plazas en residencias públicas como hace 10 años.

Residencia de ancianos en VigoEn estos diez años que nos referimos, la población pensionista de Vigo a pasado de ser el 13 % (48 319 personas) al 21 % (60 737 personas) a día de hoy, pero la oferta es de una plaza por cada noventa posibles usuarios, cuando hace 10 años era una por cada 69, es más, entonces, el número de plazas era de 676, dos más que en la actualidad. La causa principal de este déficit está en que se han dejado de construir residencias públicas.

Esta situación ha hecho además que las plazas públicas disponibles sean para personas con dependencia, de manera que, a medida que las personas fallecían o pasaban a ser dependientes, la plaza para persona autónoma se transformaba. Esto provoca que aquellos mayores que no disponen de grado de dependencia, si desean o necesitan acceder a un servicio residencial se vean obligados a acudir a la oferta privada.

En este sentido, al contrario que la oferta pública, la oferta de plazas privadas Vigo ha aumentado de manera notable, llegando a tener algunos centros lista de espera.

El coste de la plaza privada varía en función del grado de dependencia que tenga el usuario. Con los años, es frecuente que las personas se vuelvan más dependientes, necesitando más servicios, lo que incrementa el coste de la estancia.

Otra circunstancia que ha incidido es la crisis económica de los últimos años que se ha notado en Vigo de manera notable, y que ha provocado que muchas personas dejaran sus residencias, ya fueran públicas o privadas, para ayudar económicamente a sus familias con sus pensiones. También se sucede que en numerosos casos la baja cuantía de las pensiones hace que, aunque la persona mayor desee irse a vivir a una residencia, no puede porque su precio, si es una plaza privada, puede quintuplicar la prestación que recibe.

Ante estas circunstancias, lo que no debe suceder es que las personas mayores no tengan opción de vivir en una residencia si así es su necesidad o preferencia, para ello, desde las administraciones se deberían tomar medidas para aumentar la oferta de plazas públicas o, en su defecto, concertadas, pues el envejecimiento de la población no se va a detener, por el contrario, las previsiones son de que aumente el número de personas mayores de 65 años, por eso, las administraciones correspondientes deben, en primer lugar, ponerse al día en cuanto a las personas que están esperando el servicio y destinar los medios a proporcionárselo y, en segundo, planificar el futuro para que dentro de 10 años el problema no se reproduzca.

Enlaces relacionados:

Residencias de tercera edad en Pontevedra