26/11/2015

Los nietos naturales o de adopción como terapia contra el alzhéimer

Los niños son de forma natural apoyos emocionales y terapéuticos para las personas mayores en general y para las personas con algún tipo de demencia como el alzhéimer, todavía más.

La Asociación de Familiares de Enfermos de Alzhéimer de A Coruña (Afaco)presentó en el VI Congreso Nacional del Alzhéimer que organizó CEAFA (Confederación Española de Asociaciones de Familiares de Personas con Alzhéimer y otras Demencias)presentó un interesantísima experiencia llamada «Tengo algo que contarte», que ya llevan dos años desarrollando conjuntamente con la escuela infantil municipal Los Rosales de A Coruña.

La idea nació en el año 2013 durante una visita que realizaron los niños de la escuela a la residencia para mayores. Tras observar las reacciones queancianos y niños se provocaban mutuamente y cómo se relacionaban pensaron los profesionales de la residencia pensaron en poner en marcha el proyecto.

Los nietos mejoran el AlzheimerEl objetivo es crear lazos simbólicos entre niños y adultos aquejados de demencia en una fase inicial. Para lograrlo se realizan actividades conjuntas de interés común para pequeños y mayores.

La metodología de este programa terapéutico se basa principalmente en el juego, a través de cual se van relacionándose niños y mayores, compartiendo ejercicios, experiencias y aprendiendo unos de otros. El objetivo de este programaterapéutico es promover la favorecer con ello el desarrollo y la solidaridad a través de métodos creativos. También se pretende potenciar la socialización de la persona mayor y crear un vínculo con la comunidad a la que se pertenece.

Para grandes y pequeños todo son ventajas: se estimula las capacidades cognitivas, físicas y funcionales, se establece una relación afectiva entre niño y adulto, se rompen las barreras existentes entre unos y otros a través del juego, se mejora la calidad de vida de las personas mayores evitando el aislamiento, aumentando la vitalidad e incrementando su autoestima y motivación y los niños aprenden cómo son los abuelos y de su experiencia.

El aspecto emocional y afectivo es un de los más destacados. Los niños hablan de su abuelo «postizo» a loa padres y los «abuelos» recuerdan a sus pequeños visitantes con gran emoción por las experiencias vividas juntos entre las que destacan juegos, cuentacuentos, destacan los viajes virtuales, el envío recíproco de comunicaciones escritas (cartas y postales), la elaboración de recuerdos, encuentros presenciales en los centros respectivos, excursiones y la asistencia a eventos culturales, que tejen relaciones significativas para los participantes.

El programa comenzó a impartirse por primera vez en el periodo escolar 2013-2014 con 17 adultos mayores y 20 niños que participaron en sesiones semanales de 90 minutos y encuentros quincenales vía Skype.

Los niños crecen y dejan la escuela infantil y se van al cole de los mayores, pero la experiencia seguirá este año con nuevos pequeños participantes.

 

Fuente de la imagen