27/07/2016

113 peticiones para acceder a plazas temporales residencias de mayores en Mallorca

El Institut Mallorquí d'Afers Socials (IMAS) dispone de un programa, Estancias Temporales en los centros residenciales del IMAS, destinado a facilitar el descanso de los familiares cuidadores que durante el año se hacen cargo de la persona mayor dependiente en su propio hogar.

Desde el mes de enero de 2016 hasta finales de julio, el IMAS ha recibido un total de 113 solicitudes de personas mayores dependientes para poder acceder al programa. Hasta el momento se han aceptado 93, lo que supone el 82 % del total de las peticiones. 7 solicitudes han sido denegadas por no cumplir el perfil de temporalidad, 2 se han desestimado por falta de documentación y otras 11 están pendientes de su tramitación.

Residencias en MallorcaDe las 93 solicitudes que se han aceptado, la mayoría (66) han sido presentadas por descanso o vacaciones del cuidador, mientras que por necesidades de convalecencia son 27.

La mayoría de las personas solicitantes son mujeres (76) y, con respecto a la edad, de las 113 solicitudes actuales, más de la mitad (61) son personas mayores de 84 años, mientras que 38 tienen entre 75 y 84, y 14 entre 65 y 74 años.

Actualmente, el IMAS dispone de 20 plazas residenciales para estancias temporales: 10 en la residencia La Bonanova, 3 en Hogar de Ancianos, 5 en la residencia Bartomeu Quetglas de Felanitx, y 2 a Huialfàs (Sa Pobla).

Los ingresos que van de entre 6 y 60 días y las situaciones a las que se pretende dar solución son variadas, pero con el denominador común de que la persona mayor no puede permanecer de forma transitoria en su domicilio y necesita una solución residencial, a menudo especializada.

Los casos son: personas mayores que viven habitualmente solas pero que necesitan ser atendidas durante un tiempo por convalecencia de una enfermedad, accidente o intervención que no requiere hospitalización; personas mayores que, sin tener problemas físicos, necesitan un lugar donde estar mientras hacen obras en su casa; persona mayores dependientes que viven con su familia, pero que necesitan ser atendida en otro sitio porque la persona que la cuida se encuentra convaleciente por enfermedad, accidente o intervención; personas mayores dependientes que viven con sus familiares pero que después de una enfermedad, accidente o intervención necesitan cuidados especializados durante un tiempo determinado que no se pueden dar en el entorno familiar o un imprevisto que impide que esta persona mayor reciba la atención adecuada, y, por último, vacaciones familiares del cuidador, en este caso el tiempo máximo de ingreso en la residencia geriátrica de la persona mayor es de un mes.

Estos servicios son imprescindibles para poder atender las necesidades de urgencia y los casos de respiro de los cuidadores, que precisan también momentos de recuperación ante la dedicación que algunas personas dependientes precisan.

Enlace de interés:  Residencia de tercera edad en Palma de Mallorca