13/05/2016

Los logopedas reclaman tener presencia en las residencias para mayores

Los logopedas son los profesionales que tratan los problemas relacionados con el habla, ayudan a recuperarla cuando por se pierde por una enfermedad o accidente, entrenan los músculos para mantenerla cuando el párkinson u otra enfermedad les afecta y, además, previenen, detectan y tratan la disfagia, es decir, dificultades para tragar la comida o la bebida, alteración muy frecuente en personas mayores que padecen algún tipo de demencia como el alzhéimer.

Hombres hablandoA raíz de un suceso trágico, en una residencia para mayores falleció una persona a causa de un atragantamiento, el Colegio de Logopedas de las Islas Baleares va a pedir al Govern que se incluyanlogopedas en las residencias geriátricas con personas afectadas de enfermedades graves y los centros de educación especial.

Desde el Colegio se señala que muchas personas que viven en residencias para mayores sufren disfagia, pudiendo llegar en algunas al 50 % de los usuarios. El cambio de dieta ayuda, pero no es suficiente, y dado que es una patología que no se cura, los logopedas plantean que su presencia palía los efectos de esta alteración y, si se produce, pueden ayudar a evitar el atragantamiento.

En las Islas Baleares, actualmente ninguna residencia que atienda a personas mayores o enfermos crónicos dispone de este profesional. El suceso en la residencia ha provocado que el Colegio de Logopedas expresara su protesta por la carencia de profesionales, que reclamara una investigación y un estudio que abarque a todos los centros sanitarios y sociosanitarios, es decir residencias para mayores, que permita saber el número de personas ingresadas que son susceptibles de padecer disfagia para identificarlas y tratarlas.

Desde el Colegio de Logopedas se exige que la ley obliguen la presencia de un logopeda tanto en residencias geriátricas con personas con dolencias graves, como en centros para niños con necesidades especiales que, aparte de mejorar la calidad de vida, evitaría sucesos luctuosos como el señalado.

Aunque algunas, muy pocas, residencias de mayores en el resto del Estado ya cuentan con logopedas en sus equipos profesionales para tratar los problemas de lenguaje, es importante señalar que pueden ser también una valiosa ayuda en otros problemas, como el de la disfagia y poner en valor su figura, pues no son un lujo o personal accesorio y menos ante el progresivo envejecimiento de la población y el consiguiente aumento de enfermedades degenerativas o crónicas.