30/12/2015

La prevención de la fragilidad de las personas mayores de la UE se pilotará desde el Hospital de Getafe

La Acción Conjunta Europea sobre prevención de la fragilidad en mayores es un programa que se propone establecer un marco estratégico que funcione a nivel europeo, de manera que se favorezca la colaboración entre estados en este tema de salud tan importante.

Estrategia de promoción de la salud y prevenciónCon este objetivo, se ha elaborado el documento de consenso Estrategia de Promoción de la Salud y Prevención en el Sistema Nacional de Salud, en el que trabajaron de manera conjunta autoridades regionales y nacionales responsables de salud y sociedades científicas.

El Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud aprobó el documento en junio de 2014. Actualmente, el plan se encuentra en fase de implantación en las diferentes comunidades autónomas, estableciendo un marco estratégico de referencia y ejemplo de buena práctica transferible a nivel europeo.

La Acción Conjunta sobre Prevención de fragilidad (Joint Action on Frailty Prevention) se enmarca dentro del Tercer Programa Europeo de Acción en Salud 2014-2020. Esta iniciativa está dotada con un presupuesto de la UE de 3,5 millones de euros y se desarrollará entre los años 2016 y 2017.En ella participan, además de España, 25 países europeos: Alemania, Austria, Bélgica, Bulgaria, Croacia, Chipre, Dinamarca, Eslovaquia, Eslovenia, Finlandia, Francia, Grecia, Holanda, Hungría, Italia, Irlanda, Lituania, Malta, Noruega, Polonia, Portugal, Reino Unido, República Checa, Rumanía y Suecia.

La fragilidad es actualmente un importante problema de salud pública, tanto en España como en la UE que se relaciona de manera directa con el envejecimiento de la población. Una sociedad con un número elevado depersonas en la tercera edad es a la vez un éxito sanitario y de calidad de vida y un desafío para los sistemas de salud de cada país, que se afronta mejor desde una perspectiva comunitaria y de colaboración entre los países.

Para preservar la autonomía personal a medida que se cumplen años debe tenerse en cuenta que la fragilidad es el estado previo a sufrir alguna discapacidad física, por lo que en este caso la prevención es un arma fundamental para combatir el deterioro, si es posible detenerlo o revertirlo.

La fragilidad es una de las causas por las que losmayores de 65 años son más propensos a sufrir caídas, entre un 7 % y un 12 %, porcentajes que aumentan al cumplir años y que son mayores en mujeres, hasta llegar al 50 % en mayores de 80 años.

Hay que pensar que el 70 % de las caídas tiene consecuencias como fracturas de cadera o de otros huesos, lo que es causa también de discapacidad.

Con esta Acción Conjunta Europea se pretende incluir un protocolo que detalle el deterioro funcional en todo el estado, para detectar y prevenir accidentes.

El riesgo de una caída se puede reducir, desde luego con prevención mecánica: baños adaptados, eliminación de barreras físicas, viviendas accesibles, organización espacial en las residencias de mayores… Y también con controles médicos que midan los parámetros que puedan influir en una mayor fragilidad.

Enlace de interés: