02/08/2016

Las residencias del área del Hospital de Valdemoro reciben atención y formación para prevenir la deshidratación en personas mayores

El Hospital Universitario Infanta Elena, ubicado en Valdemoro, tiene como área de influencia a Valdemoro,Ciempozuelos, Titulcia y San Martín de la Vega. En esta ocasión, a través de su Área de Continuidad Asistencial, ha abierto una vía de colaboración con un total de 12 residencias de mayores que pertenecen a esa área.

 

Hospital Infanta ElenaEl fin es prevenir la deshidratación y en el caso de aparecer, paliar su agravamiento ante las olas de calor naturales de la estación estival.

Para las personas mayores, las altas temperaturas suponen un riesgo importante para la salud, debido a que con la edad se siente menos la sensación de sed, por lo que la posibilidad de olvidarse de ingerir líquidos suficientes aumenta. La deshidratación es en verano un motivo frecuente de hospitalización entre las personas mayores, y puede incluso provocar un fallo multiorgánico.

Con el acuerdo con las residencias de mayores del entorno, se pretende por un lado distribuir a los médicos de estos centros material sanitario para prevenir y tratar la deshidratación y los efectos del calor y, por otro establecer una estrecha colaboración entre estos médicos y el equipo hospitalario (compuesto por cuatro geriatras y una enfermera de enlace), usando herramientas de telemedicina, insertas Portal Sociosanitario del Hospital, para compartir datos relevantes.

El material sanitario distribuido a las residencias de mayores contiene un kit de sueroterapia junto con el material para su administración (catéteres, apósitos…) adaptado al número de residentes de cada centro y hojas con información y recomendaciones, que está también en formato digital para todas las residencias en el citado Portal Sociosanitario.

Como expone la doctora Berta Alvira, responsable del Servicio de Geriatría del Hospital: «Con este marco de colaboración queremos prevenir la aparición de estos cuadros de deshidratación antes de que puedan agravarse y provocar daños más serios en la salud de los mayores ingresados en residencias, unos pacientes especialmente complejos que pueden tener patologías añadidas, como demencias, deterioro funcional, enfermedades crónicas, que hace que muchas veces estén polimedicados, les impiden ser conscientes del problema y les incapacitan para pedir agua o sentir sed».

También dentro de este marco de colaboración, durante el periodo estival se intensifican las visitas de los especialistas del Hospital para detectar problemas silentes, así como el contacto telefónico para informar a los centros de los niveles de alerta por altas temperaturas registrados en cada momento en la Comunidad de Madrid.