11/12/2006

MURCIA: DICOTOMIA, ¿QUIÉNES SERÁN SUS RESIDENTES DEL FUTURO?



El importante crecimiento previsto de la oferta de servicios en esta Comunidad durante los próximos dos años ha provocado un interesante debate sobre si los futuros residentes que vivirán en las residencias geriátricas de Murcia,van a proceder de la población mayor autóctona o bien también está previsto que mayores extranjeros que han escogido esta región para envejecer decidan permanecer en nuestro país cuando pierdan su autonomía.

Desde hace un tiempo, son muchos los expertos que vaticinan que España se convertirá en poco tiempo en la "Florida de Europa". El envejecimiento generalizado de Europa (al menos uno de cada tres europeos tendrá más de 65 años en 2025), unido a las excelentes condiciones climáticas y la creciente calidad de vida en nuestro país hacen de él un lugar muy atractivo para el mayor europeo. Este hecho está provocando que estén proliferando los complejos residenciales pensados para extranjeros europeos: holandeses, nórdicos, alemanes, británicos etc. y también que muchos proyectos de residencias estén incorporando el perfil de este potencial residente en sus planes de marketing.

En Murcia, se ha abierto un debate entre empresas y expertos que no coinciden respecto a las expectativas de cómo condicionará la llegada de extranjeros la demanda de servicios para las personas mayores.

Por una parte el Instituto de Servicios Sociales de la Región de Murcia dependiente de la Consejería de Trabajo y Política Social, Issorm, niega que los ancianos extranjeros vayan a establecerse en residencias murcianas. Según la directora de este organismo, Dña. Mercedes Navarro, no cree que Murcia acabe soportando demanda social por parte del colectivo extranjero, "utilizan nuestra Sanidad, pero cuando su situación les impide valerse por sí mismos vuelven a sus países de origen. No se arraigan lo suficientemente en España como para quedarse, y los empresarios que construyeron una residencia de mayores esperando captar a este colectivo se estrellaron, como pasó en su momento en la Costa del Sol". Sin embargo, y de cara al futuro del sector con residentes nacionales, la Sra. Mercedes Navarro si que cree que fórmulas como el intercambio de bienes inmuebles por una renta vitalicia ( ver sección de productos financieros dónde tenemos varias entidades que lo ofrecen) tengan futuro como vía de financiación como ya ha pasado en otros países como Francia y Alemanía.

Por otro lado, el incremento de la oferta de servicios para los mayores en esta región (se abrirán entre 2006 y 2007 quince nuevos centros residenciales para la persona mayor lo que supondrá un tercio de lo que había hasta el momento) está justificada en parte por el elevado porcentaje de personas mayores en esta región pero por otra, sin duda, por las expectativas de llegada de clientes extranjeros. Tal y como manifiesta D. Alfonso García, Facultad de Educación de la Universidad de Murcia y coautor del libro Dependencia y Vejez, la construcción de espacios tipo resort no está pensada para gente joven, sino para un colectivo extranjero de clase media-alta, con unas pensiones de jubilación muy superiores a las nuestras. Así, a la vuelta de unos años, estas personas precisarán de plazas en residencias una vez que su situación física y psíquica les incapacite para valerse por sí mismos". Muchos potenciales residentes son jubilados de la Unión Europea que compran una vivienda en la costa, y después de diez o quince años llegan a una situación incapacitante que no les permite seguir en sus apartamentos. Llegado ese momento o bien ya están desarraigados de su país, o bien no tienen familia en sus lugares de origen para volver con garantías.

La residencia Internacional de Mayores Villademar, asociada a nuestro portal, con un 20 por ciento de residentes extranjeros, es un buen ejemplo de esta tendencia de evolución del sector.


Fuente: www.laeconomía.com