25/01/2016

Caminar despacio en la tercera edad puede ser una señal de riesgo de padecer alzhéimer

La velocidad cuando se camina está relacionada con la cantidad de placas beta-amiloide que acumule el cerebro según un estudio del Hospital Universitario de Toulouse.

andar despacio AlzheimerEn la tercera edad, caminar despacio, según las conclusiones del citado estudio, podría ser un signo de alerta de la enfermedad de Alzheimer, con independencia de que el afectado presente o no síntomas de la enfermedad.

La investigación ha sido dirigida por la doctora Natalia del Campo, y en ella los investigadores analizaron el número de placas de beta-amiloide presentes en el cerebro de 128 personas que, con una media de edad de 76 años y sin demencia, pero que presentaban problemas de memoria que las llevaban a ser consideradas de alto riesgo para desarrollar la enfermedad de Alzheimer.

El estudio señala que 48 % de los sujetos presentaban niveles de beta-amiloide normalmente asociados a la demencia, y hasta un 46 % presentaba daño cognitivo leve.

Por otra parte, se cuantificó la velocidad de marcha en un recorrido de 4 kilómetros en los que se pidió a los participantes que anduvieran a su ritmo habitual. La media fue de algo más de 1 m/s.

Con estos datos, los investigadores pudieron concluir que existe una relación entre un ritmo de marcha lento y la acumulación de placas de beta-amiloide en distintas áreas del cerebro en un 9% de los casos. Sin embargo, el estudio no es concluyente, puesto que una persona mayor camine despacio puede obedecer a múltiples causas.

En Inforesidencias.com nos gusta ofrecer estos estudios que muestran la inquietud de los investigadores por esta enfermedad tan devastadora. Cuando, como en este caso, pueden ayudar a dar pistas que colaboren con la detección del problema nos resulta particularmente interesantes, sobre todo para las personas cuidadoras de estos pacientes o para quienes trabajan con personas de la tercera edad que no presentan síntomas, ya sea en centros de día o en residencias geriátricas.

La investigación, en inglés, se puede consultar en la revista Neurology en el siguiente enlace: http://www.neurology.org/content/86/1/36.short?sid=115056ec-ae6d-4cf5-8160-a5a5a1012382

Enlace desde un medio de comunicación inglés