15/04/2013

EL 81% OPINA QUE LOS DEPENDIENTES DEBEN RECIBIR CUIDADOS PROFESIONALES

Cada vez es más habitual que los familiares de personas dependientes, como aquellas que padecen alguna demencia, recurran a los centros residenciales (residencias asistidas y centros sociosanitarios) en busca de una atención individualizada. El 81% de los españoles cree que es fundamental ofrecer unos servicios profesionales a las personas que poseen algún tipo de dependencia. De hecho, el 41% de los españoles consultados opina que el grado de dependencia de las personas mayores avanza más despacio si estas viven en un centro especializado. En 2011, en este mismo estudio, el 37% de los encuestados compartía esta idea.

 

Esta es una de las principales conclusiones del III Estudio Internacional Bupa Health Pulse 2012, realizado por Bupa, la empresa matriz de Sanitas y en el que han participado más de 14.000 personas de 13 países diferentes.

 

Según la doctora de Sanitas Residencial El Viso, (perteneciente al grupo Sanitas Residencial) Pilar Soler, "las personas dependientes con demencia necesitan unos cuidados individualizados y profesionales como la higiene personalizada para disminuir la ansiedad que genera el baño en las personas con demencia, menús adaptados con utensilios que les ayudan a mantener su autonomía personal, terapias innovadoras como musicoterapia o salas específicas de estimulación cognitiva.”

 

La pérdida de memoria o deterioro cognitivo es una de las mayores preocupaciones de los españoles. Siete de cada diez encuestados temen perder la memoria cuando lleguen a una edad avanzada, y entre las personas por encima de los 65 años, lo reconoce el 78%. En nuestro país, más de 800.000 personas padecen ya algún tipo de demencia y, debido al envejecimiento poblacional y a la falta de tratamientos curativos, se espera que esta cifra se incremente en los próximos años.

 

La sociedad española es más consciente de que cuando una persona requiere de los cuidados de otras, necesita vivir acompañada y un servicio asistencial de calidad. En el III Estudio Internacional Bupa, el 25% de los encuestados ha reconocido que este tipo de personas vive más feliz y saludable en una residencia que en su propia casa. En la segunda edición de este estudio, sólo el 14% lo afirmaba, una diferencia que puede reflejar un cambio de ideología con respecto a lo que significa que una persona viva en un centro residencial.

 

Los españoles también han afirmado en este estudio que es posible ralentizar el proceso de las demencias (68%) con terapias que incluyan la creación de unos planes específicos de cuidados, los cuales son considerados como muy útiles por el 95% de los encuestados. La doctora Soler recuerda que "en la atención de personas con demencia es fundamental ofrecer los mejores cuidados físicos, habilitar los espacios a las circunstancias de los residentes y desarrollar en su día a día un exhaustivo programa de actividades adaptadas, por eso, Sanitas Residencial creó el Programa de Atención a Personas con Demencia el cual se ofrece en todos los centros de la compañía en España y en el que se tratan todos estos aspectos”.

 

Terapias con más recursos tecnológicos


Uno de los requisitos esenciales para ofrecer la mejor atención y una excelente calidad en el servicio asistencial, especialmente cuando se trata de enfermedades como la demencia, es contar con un equipo humano multidisciplinar que posea la formación más especializada. Así lo reconoce el 88% de los españoles encuestados.

 

"La calidad en la atención de la demencia no se obtiene exclusivamente con los avances médicos, sino a través de todas aquellas actividades cotidianas del cuidado realizadas con creatividad, cariño y compromiso”, confirma la doctora Soler.

 

Los especialistas ya optan por incorporar recursos tecnológicos a sus terapias tanto en atención médica directa como en los servicios de asesoramiento. El 95% dice que este tipo de prácticas son beneficiosas para la salud de los mayores, considerándolas por el 78% de las personas encuestadas como muy útiles.

 

Entre los soportes técnicos más ventajosos para afrontar los tratamientos de las personas mayores destaca el servicio médico online 24 horas (43%) mientras que desde el punto de vista de un trato más presencial, el 45% de los españoles ve más idóneo establecer un régimen de visitas de los doctores a las casas de las personas dependientes.

 

En el caso de una persona de edad avanzada, esta no sólo necesita unos cuidados físicos sino también psíquicos y emocionales. Para el 84% de los mayores de 65 años promover un envejecimiento activo significa potenciar el bienestar mental de la persona a través de la participación en la sociedad. Precisamente, el año 2012 fue declarado como el Año Europeo del Envejecimiento Activo, con el fin de concienciar a la sociedad de la importancia de vivir con vitalidad y de forma saludable.

Los cuidados asistenciales de los mayores en España


El III Estudio Internacional Bupa Health Pulse 2012 también revela que la atención a los mayores en España necesita ser mejorada (34%). Únicamente el 21% aprueba los servicios asistenciales que se ofrecen en el país.

El actual modelo social de España hace que un tercio de las personas admita que sus hijos les llevarán a la residencia (35%) y que casi siete de cada diez respuestas incidan en que las familias no cambiarán su estilo de vida para cuidar de las personas mayores (65%).

Desde un punto de vista económico, apenas un 27% está preocupado por cómo pagarán los cuidados asistenciales que necesiten cuando lleguen a mayor mientras que el 32% tiene claro que pagará la residencia a sus padres. Así las cosas, el 46% espera tener trabajo hasta la franja de edad de los  65-69 años mientras que el 31% sitúa su edad de jubilación entre los 60 y los 64 años.

No obstante, los españoles consideran imprescindible la cooperación entre los organismos públicos y privados para asegurar a todas las personas dependientes el acceso a unos cuidados profesionales (82%).

Ficha técnica

Para la elaboración de este tercer Estudio de Bupa Health Pulse 2012 se ha encuestado a más de 14.000 personas de 13 países (Reino Unido, España, Australia, México, India, EE.UU. Brasil, China, Nueva Zelanda, Egipto, Arabia Saudí, Tailandia y Hong Kong). Los cuestionarios se respondieron entre el 21 y el 26 de abril de 2012. En España fueron entrevistadas 1.048 personas y se establecieron cuotas para que la muestra fuera representativa a nivel nacional por sexo, edad y región.