16/06/2016

El envejecimiento de la población influirá en la tasa de desempleo

Nos ha llamado la atención en Inforesidencias un informe de la CEOE que concluye que el envejecimiento de la población contribuirá de manera notable a rebajar el número de personas desempleadas.

Paro y residencias El informe de la CEOE dice que, entre 2015 y 2050, los mayores de 65 años se podrían duplicar, lo que unido al descenso de la población activa afectaría la sostenibilidad del sistema de pensiones.

Los dos hechos, envejecimiento y la consecuente baja de población activa (la CEOE no contempla aumento de la población activa ni por natalidad ni por inmigración) ayudarán a situar la tasa de desempleo en el 18 % en 2017 y en el 7,5 % en 2025.

Según las proyecciones del INE, habrá cuatro personas trabajando por cada tres jubilados. La CEOE propone analizar si hay un cambio de tendencia en los hábitos con una propensión hacia el ahorro, variaciones en el consumo de bienes duradero o en cuestiones de financiación de la vivienda.

También según la CEOE habría que incrementar los presupuestos destinados a sanidad y servicios sociales y, por contra, reducir las partidas referidas a educación, en especial las destinadas al tramo de menor edad.

De hacerse notar que la CEOE contempla un crecimiento de la economía sostenido de un 1,5 % no prevé escenarios de recesión.

El documento, que pretende mostrar la evolución de la población en los próximos años y su efecto en el mercado laboral, lo hace en dos planos: a corto plazo hasta 2017 y a largo plazo, hasta 2025.

En cuanto al primero, espera que entre 2015 y 2017 los mayores de 40 años aumenten en mas de 700 000 personas, de los que 240 000 tendrán más de 70 años. Si se mantienen las tasas de actividad de 2015, la consecuencia es que la población activa caerá en 2017 en 333 000 personas.

A este panorama añade la hipotética creación de 850 000 empleos, con lo que la tasa de paro se podría situar en 2017 en el 18,1 % de media anual, y por debajo del 18% al finalizar ese año.

A largo plazo, hasta 2025, el informe, basado en las proyecciones del INE, sostiene que la población se reducirá en torno a 620 000 personas. Esto se deberá al descenso de la población más joven, 1,3 millones menos entre los menores de 14 años y 3,2 millones menos entre los intervalos de 25 a 44 años.A cambio, la población mayor de 45 años aumentará en 3,3 millones de personas, de los que 1,7 millones tendrán más de 65.

Si se mantuvieran las tasas de actividad de 2015 hasta 2025, la población activa caería aproximadamente en 1,7 millones de personas y la tasa de paro volvería a niveles previos a la crisis, en torno al 8 %.

En conclusión, según la CEOE, el envejecimiento de la población contribuiría a mejorar las cifras de desempleo, pero a largo y medio plazo plantearía «incertidumbres» por su efecto en el potencial de crecimiento, en la sostenibilidad del sistema de pensiones y en las necesidades sanitarias o de servicios sociales. Esto le lleva a instar a los negociadores del Pacto de Toledo a que tomen medidas de manera inmediata.

A nuestro entender, lo deseable no es que se reduzca el paro porque disminuye la población activa, lo que debería suceder es que se reduzca porque aumenta el número de personas con trabajo. Es más, el envejecimiento de la población supone un nicho de nuevos empleos vinculados a los servicios para personas mayores en atención domiciliaria, residencias para mayores, servicios sociosanitarios diversos… que debería contemplarse con atención y fomentar para crear prestaciones y empleos de calidad.

Enlace de interés

Trabajo en residencias geriátricas