19/08/2015

En Castilla y León la Junta quiere que las residencias sean hogares con Mi Casa

Las residencias pasarán a ser «hogares» en Castilla y León  

 
Programa Mi Casa en Castilla LeónEso es lo que quiere conseguir la Junta de Castilla y León  con el  proyecto «En mi casa» que propone un modelo de unidades de convivencia tuteladas por un profesional.  Cuando se inicia este siglo los cambios legislativos, la sensibilización, la exigencia de servicios de calidad y la oferta y demanda propugnaron cambios en el negocio de la atención a la tercera edad, que veía futuro en el envejecimiento de la sociedad y aumento de la esperanza de vida, hechos muy notorios en Castilla y León. Se profesionalizaron los servicios y mejoró el control administrativo que hicieron que llegaran las residencias de ancianos tal como ahora las conocemos, con contenido asistencial y hospitalario, horarios rígidos, actividades dirigidas y donde las decisiones sobre el usuario las tomaban los profesionales y su familia. Si bien los cuidados en salud, comidas, rehabilitación física y cognitiva son de calidad, no están individualizados todo lo que sería deseable.  
 
El inicio del programa se produjo después de que altos cargos de la Junta y de residencias geriátricas Castellanoleonesas visitasen residencias en Suecia en un viaje organizado por Inforesidencias.com
 
La experiencia se inició en 2012

 
En 2012 se inició una experiencia en la residencia geriátrica de Soria, el centro  público Los Royales,  que luego se extendió a otros 100 centros. El modelo responde al nombre de unidades de residencia y es radicalmente distinto en la búsqueda de ser lo más parecido a un hogar, donde las personas que conviven puedan conservar gustos y aficiones, participar en la compra, cocina, diseño de menús..., con la ayuda de un profesional que conoce la historia social y personal de cada residente y ayuda a adaptar la vida en el «hogar» a las rutinas y necesidades individuales.  Castilla y León es la primera comunidad en regular e implantar este modelo denominado por la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades «En mi casa». El modelo tiene tres tipos de unidades, las ya descritas de convivencia, las de convalecencia y los centros multiservicios. Las plazas para cuidados temporales para convalecencias son ya una centena e intentan combinar lo social con lo sanitario.  De esta forma las residencias geriátricas de Castilla y León que se autoricen a partir de ahora deberán ajustarse a este nuevo movelo.
 

Centros multiservicios para personas mayores 

 
Los centros multiservicios (hay ya 250 que ofertan 621 servicios) buscan cubrir las necesidades de apoyo de personas que siguen viviendo en su casa. Los profesionales del sector fueron los primeros en reclamar una cobertura legal para estas experiencias piloto que ahora vendrá a hacerse con el Decreto de Autorización y Funcionamiento de los Centros de Carácter Social para la Atención de las Personas Mayores en Castilla y León que está ya en en tramitación. Jesús Fuertes, secretario general de la Consejería de Familia, ha señalado que esta nueva regulación supondrá, con un periodo de adaptación el cambio de todas y cada una de las residencias (687 con 45 425 plazas) y centros de día (216 con 5 087 plazas) de la comunidad. Para las residencias en funcionamiento la  acreditación será un plus de calidad y voluntario, pero las nuevas, sean públicas o privadas, el modelo será obligatorio.
 

La importancia del proyecto de vida y la Atención Centrada en la Persona 

 
El cambio fundamental, explica Jesús Fuertes, «es que las personas deben tener una historia y un proyecto de vida con una persona de referencia en la residencia, que puede llevar varios casos». Los actuales geriátricos dispondrán de un año para adaptarse desde la entrada en vigor de este decreto que, previsiblemente, estará aprobado a finales de este año. Por lo tanto, en el primer trimestre del año 2017, todos los centros de Castilla y León tendrán implantado el nuevo modelo. Esto «no es un documento más sino un instrumento para conocer y profundizar más en las personas y no solo prestar la atención desde un punto de vista de salud sino, y es lo más importante, saber cómo quiere vivir. Independientemente de su grado de deterioro, estén en el momento de su vida que estén, dar sentido a este periodo, que sigan tomando decisiones y, para ello, ese interlocutor es básico y sirve también de referencia para la familia». Respecto a los multiservicios, Fuertes explica que «suponen una garantía de seguridad y cuidados que desde las propias residencias y centros de día se preste atención manteniendo la autonomía, fundamental sobre todo en las zonas rurales; pero les faltaba la cobertura legal».  
 

Funcionamiento en unidades de convivencia en residencias de mayores

 
La autorización de las unidades de convivencia será doble: sanitaria y social. Los ratios de personal «están ajustados a lo definido en el Consejo Interterritorial de 2008 y se concretarán mediante una orden que establecerá el número de profesionales en función de plazas y exigencias similares». El decreto, además, obliga a la Junta a publicar una norma que especifique otro tipo de contenidos como la estructura y accesibilidad. Jesús Fuertes asegura que la experiencia ha sido hasta ahora claramente positiva para los usuarios que, «en algunos casos ha sido sorprendente incluso en personas con un grave deterioro, hasta para los encamados, al observar que hay estimulación visual o que perciben el sol que entra por la ventana, sino entre los profesionales, que se han sentido mucho más motivados e implicados. Y para la familia porque no sufre, no tiene la sensación de abandono o desarraigo. Es un cambio de filosofía que busca centrarse en la persona y en su derecho a vivir como desee». Es un modelo, además, «consensuado con el sector que es consciente de la necesidad de evolucionar y nos ha ayudado a conformar el foco». Los modelos de convivencia que ya están en marcha contemplan que las personas sigan con sus aficiones, si les gusta la huerta o jardinería, hacerlo en macetas a su altura, si les gusta pintar, que sus cuadros cuelguen en el salón... Una vida con objetivos individuales y gratificantes.
 
Saber más sobre el proyecto Mi Casa
Web de la Junta sobre el programa