05/06/2008

ESCASEZ DE MÉDICOS Y ENFERMEROS ESPECIALISTAS EN GERIATRÍA

LA ESCASEZ DE MÉDICOS Y ENFERMEROS ESPECIALISTAS EN GERIATRÍA SUPONE UN NUEVO FACTOR DE RIESGO AÑADIDO PARA LAS PERSONAS MAYORES

 

Conferencia sobre factores de riesgo vascular en el 50º congreso de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología

  • " La carencia de profesionales sanitarios cualificados está provocando la consideración de esta circunstancia como un factor de riesgo más.
  • " A pesar de que la Organización Mundial de la Salud estima que la prevalencia de la hipertensión arterial en personas mayores es del 49 por ciento, los datos de la Joint Commission (EE. UU.) eleva este dato hasta el 71 por ciento.
  • " El abandono del tabaquismo en personas mayores incrementa las expectativas de vida en 1,3 años para los hombres y en 1 año para las mujeres.
  • " Otros factores de riesgo vascular de los ancianos son la obesidad, la diabetes y el colesterol.

Granada, junio de 2008.- "La escasez de profesionales sanitarios cualificados, en especial médicos y enfermeras expertos en geriatría, está propiciando el que debamos considerar esta circunstancia como un factor de riesgo más de las personas mayores que habitan en residencias geriátricas". Esta es la realidad "cada vez más frecuente" presentada por el médico geriatra Iñaki Artaza durante su ponencia sobre factores de riesgo vascular, expuesta en el seno del 50.º congreso de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología que se celebra en Granada.

Artaza, geriatra de la residencia Igurco Orue de Amorebieta (Bizkaia), indicó la necesidad de contar con unas ratios adecuadas de profesionales sanitarios en estos centros "ya que lo contrario puede ir en contra de la salud del residente".

Por otro lado, el experto puso de relieve que el factor de riesgo vascular más prevalente, la hipertensión arterial (HTA), se encuentra infravalorado en cuanto a su prevalencia. En este sentido, apuntó que si bien la Organización Mundial de la Salud considera que una persona mayor sufre HTA cuando sus valores de tensión máxima y mínima son superiores a 160 y 95, respectivamente, las recomendaciones de la Joint Commission de Estados Unidos rebajan esos umbrales a 140 y 90. "De este modo, la OMS establece una prevalencia de la HTA en este colectivo del 48,6 por ciento, mientras que realmente se puede considerar que afecta a un 71 por ciento", subrayó Artaza.

Según recordó, la HTA es el principal factor de riesgo de la enfermedad cerebrovascular y de la enfermedad coronaria. "También es la responsable de una disminución importante de la calidad de vida de los pacientes, aumenta el número de muertes y propicia una sobrecarga de los servicios sanitarios".

Abundando en la HTA en mayores, ésta se da en una mayor medida en mujeres que en hombres. Además, recordó que la hipertensión sistólica aislada "en la que la tensión sistólica registra niveles muy altos mientras que la diastólica (presión mínima) se mantiene dentro de parámetros normales", es la más prevalente en este colectivo.

Con respecto al uso de antihipertensivos, recomendó su uso en los casos indicados, "ya que reducen los niveles de mortalidad y morbilidad, y bajan de forma significativa los accidentes cerebro-vasculares (ictus), especialmente cuando la edad es superior a los 80 años".

Colesterol
Otro factor de riesgo.