01/09/2015

La lectura, escritura y dormir lo suficiente pueden ser herramientas de protección frente a la demencia

Periódicamente aparece información que permite encontrar estilos de vida y comportamientos que podrían ser, si se adoptan durante la edad previa a la vejez, buenos para prevenir el deterioro cognitivo y la enfermedad de Alzheimer.


La demencia no siempre es "senil"

Leer y escribir puede prevenir el AlzheimerBuena parte de las personas mayores de 65 años desarrolla un deterioro cognitivo, algo que es inevitable con el paso del tiempo. Sin embargo, la merma de las capacidades mentales no es únicamente un factor relacionado con el paso del tiempo y con la edad, ya que hay una serie de elementos o acciones que nos pueden proteger frente a ésta.

La estimulación de las funciones mentales es un factor clave en la prevención del deterioro cognitivo,  especialmente en relación con trastornos más graves como la demencia. Es por esto por lo que la escritura y la lectura se pueden considerar herramientas de protección frente a la demencia, ya que las personas mayores que llevan a cabo una práctica habitual de estas acciones tienen menor probabilidad de padecer el deterioro cognitivo.

 

Estimular las funciones cognitivas podría ser una forma de proteger contra el Alzheimer

Tanto la escritura como la lectura repercuten de forma positiva en la protección frente a la demencia debido a que su práctica estimula las funciones cognitivas, sin embargo esta ha de ser habitual, ya que la lectura o escritura esporádica no aporta resultados beneficiosos relevantes para las personas mayores.

El Dr. David Curto, Jefe de Gestión Asistencial de Sanitas Residencial, defiende la estimulación mental por medio de la práctica común de estas dos actividades. ``La lectura y escritura suponen un sistema de protección frente a la demencia, ya que tienen guardan una relación inversa con el deterioro cognitivo´´. El especialista destaca además la importancia de este recurso, al que se puede acceder de forma sencilla, con resultados notables.  Con toda seguridad se trata de una realidad que han observado también otros profesionales de residencias de tercera edad.

 

Dormir lo justo, ni mucho ni poco, podría ayudar a prevenir la demencia

No obstante, hay otros factores que influyen en gran medida en la prevención del deterioro cognitivo, como el control del sueño en los mayores. Tanto dormir en exceso como hacerlo menos de 6 horas al día incrementa el riesgo de padecer problemas ligados a las capacidades mentales en personas mayores de 65 años. Cabe destacar que una mala gestión del sueño en el mayor puede desembocar en otros inconvenientes como desorientación, apatía o fatiga.