05/10/2016

La obesidad, un problema entre los adultos mayores mexicanos

La obesidad en los adultos mayores un grave problema de salud pública en México

México tiene uno de los índices más altos de obesidad y sobrepeso en adultos. La disminución en la actividad física, estilos de vida sedentarios, el consumo de alimentos hipercalóricos, Obesidad en tercera edad mexicanaricos en grasas, harinas refinadas, sal y azúcares, pobres en vitaminas, minerales y fibra, el resultado de esta alimentación ha sido un incremento de peso en la población de todas las edades. Otros elementos que participan en está problemática son los factores genéticos, las políticas de mercadeo y publicidad, así como ambientes generadores de obesidad.

Según datos del Instituto Mexicano del Seguro Social un 10% de la población padece obesidad, con mayor prevalencia en las zonas urbanas y más frecuente en mujeres y el Instituto Mexicano del Seguro Social-Prospera arroja datos del 64% de la población mayor de 60 años padece obesidad o sobrepeso. En cuanto a los personas mayores que viven en residencias geriátricas (asilos para mayores) según una investigación realizada por el departamento de medicina y nutrición del Campus León de la Universidad de Guanajuato en un centro geriátrico de Guanajuato, se encontró que el 58% de los ancianos padecían sobrepeso y obesidad. Son pocos los estudios que se han realizado sobre el estado de Nutrición de los adultos mayores que viven en residencias geriátricas, centros de día y centros recreativos en México,

La importancia de la obesidad se debe a que es un detonante para que se presenten otras enfermedades graves que lleven a la persona a la muerte o a la discapacidad y dependencia. Por ejemplo: Enfermedades Cardiovasculares, cerebro-vasculares, crónico-degenerativas (hipertensión y diabetes), cáncer o problemas articulares, son solo algunas que se pueden presentar.

El tratamiento tanto para los adultos mayores que viven en sus domicilios como los que viven residencias geriátricas u otro tipo de instituciones son. aumentar el consumo de frutas y vegetales, legumbres, nueces y granos; limitar la ingesta de azu?cares, refrescos, alimentos con alto contenido en grasas. Realizar alguna actividad física fuera de casa, llevar una vida activa y participativa. Con estas pequeñas modificaciones mejora la circulación sanguinea, se conserva el peso corporal y se mantienen o mejoran los niveles de glucosa.

Más información sobre obesidad en mayores de México