07/11/2011

LA SOPA: CLAVE EN LA ALIMENTACIÓN DE PERSONAS MAYORES

La falta de hidratación es uno de los problemas más comunes que padece gran parte de la población española. Según datos del Observatorio de Hidratación y Salud (OHS), un 30% de los españoles – cerca de 14 millones - se encuentra hoy en situación de riesgo de deshidratación, siendo las personas mayores uno de los colectivos más vulnerables a sufrir pérdidas de líquidos.

Por su elevado contenido en agua – el 90% aproximadamente -, la Fundación Dieta Mediterránea recomienda consumir sopa a la tercera edad ya que ayuda a cubrir las necesidades de líquido – dos litros al día - que nuestro cuerpo necesita en esta etapa de la vida.

Además, por su alto contenido en vitaminas y minerales, la sopa contribuye a una alimentación sana y variada, clave en esta edad. A ello hay que añadir que es fácil de masticar y digerir, no representa dificultad alguna en la cocina y puede tomarse en cualquier época del año, fría o caliente.

Por todo ello, la Fundación Dieta Mediterránea, en colaboración con Gallina Blanca, te propone diez buenas razones para que las personas mayores tomen sopa en esta etapa de la vida: 

  1. Tradicional. Forma parte de nuestra tradición culinaria y posiblemente sea uno de los sabores que más recuerden nuestros abuelos de su infancia.
  2. Variada: Existen infinidad de recetas que admiten múltiples combinaciones de ingredientes, por lo tanto, la sopa contribuye a llevar una dieta variada y equilibrada, muy necesaria y recomendada en esta etapa de la vida.
  3. Hidratante: Las sopas contribuyen a mantener hidratadas a las personas mayores, que suelen perder la sensación de sed, y, en muchos casos, sufren problemas de deshidratación, sobre todo en épocas de calor.
  4. Económica: Se adapta a todos los bolsillos. Preparar un plato abundante y nutritivo cuesta muy poco. 
  5. Nutritiva: La sopa es muy rica en vitaminas y minerales, lo que resulta fundamental en este grupo de población que presenta grandes dificultades para cubrir las recomendaciones de estos nutrientes.  
  6. Saciante: Por su alto poder saciante, la sopa es un alimento que facilita el mantenimiento del peso corporal. El exceso de peso en la tercera edad puede ocasionar o agravar otros problemas de salud por lo que es importante mantener un control sobre el mismo.
  7. Fácil de digerir. Al calentar a altas temperaturas los alimentos que se incluyen en la sopa, éstos se ablandan y son más fáciles de digerir, convirtiendo la sopa en un plato ideal para las personas mayores con dificultades para masticar. 
  8. Sana y segura. Su proceso de elaboración es garantía de higiene y  seguridad ya que se someten los alimentos y el agua a temperaturas de 100ºC destruyendo así los microorganismos comunes a carnes, aves y vegetales crudos.  
  9. Sopa, todo el año. Calientes en invierno, para combatir las bajas temperaturas, o frías, para evitar la deshidratación en épocas veraniegas, las sopas son beneficiosas para las personas mayores durante todo el año.
  10. Buena para todas las edades en especial para los más mayores ya que permite alcanzar parte de las recomendaciones diarias nutritivas en esta etapa de la vida.

O sea, diez motivos por los que la sopa debería formar una parte importante en los menús de las personas mayores que viven en residencias geriátricas