24/05/2016

Las empresas tecnológicas apuestan por la tercera edad

En Inforesidencias de vez en cuando nos gusta transmitir información sobre las nuevas tecnologías que ayudan a las personas mayores en su vida diaria, tanto en temas de salud, como cotidianos o como una ventana al mundo y herramienta de comunicación.

Según el INE, en España la mitad de las personas con más de 65 años usan el móvil de forma cotidiana, un 17 % usa Internet y un 16 % usa las redes sociales. Aunque parece que no son muchas, el aumento es constante, no solo por quienes se incorporan a la edad de jubilación ya familiarizados con las nuevas tecnologías, sino por el propio interés de las personas mayores aprender. 

Nueva tecnologías ancianosEste dato es importante pues el manejo de teléfonos inteligentes facilita el uso inalámbrico y desde distancias considerables de tecnologías que facilitan mucho la vida cotidiana de las personas mayores

Desde el Centro Nacional de Tecnologías de la Accesibilidad (CENTAC), institución que promueve el diseño accesible, en España se trabaja en la llamada «robótica social», es decir, dispositivos que ayudan a las personas a mejorar su visa diaria y su salud. Es un cambio de mirada, no solo crear dispositivos robóticos que mejoren la productividad de las empresas, sino orientar este tipo de tecnología hacia el bienestar de las personas.

El mercado de la robótica personal está empezando a verse como una gran oportunidad de negocio que genera más de 20 000 euros anuales y a él se están sumando empresas como Sony o Toyota. También en algunos países, como Estados Unidos, desde instancias oficiales de financian programas que desarrollan robots destinados a personas con discapacidad.

En un contexto anual de envejecimiento, las compañías trabajan en robots para centros sanitarios, para residencias de mayores, para cuidados en el hogar o apoyo a personas con movilidad reducida, en este último campo destaca el desarrollo de los exoesqueletos.

Domótica y robótica son se están abriendo un hueco en los domicilios y en las residencias geriátricas. No lo identificamos, pero la teleasistencia, que tanto ha facilitado la vida a la tercera edad, forma parte de este paquete.

La «domótica social» tiene impacto en la vida de las personas mayores en la medida en que son aparatos fáciles de usar y que con poco o ningún esfuerzo producen un gran beneficio: recordatorios de tomas de medicación, aparatos que conectan a la persona con sus familiares o cuidadores.

Ejemplos de ingenios que ya existen son el Robocoach, invento japonés con dos pantallas que estimula y guía a las personas mayores en la realización de tablas de ejercicios destinados tanto a sus necesidades como capacidades. También japonés es Paro, el robot terapéutico para personas con demencia y que hace las veces de mascota.

También hay interesantes inventos españoles: GiraffPlus, desarrollado por la Universidad de Málaga y el Servicio Andaluz de Salud, que conecta a la persona mayor con sus familiares y con el médico y le ayudan a controlar su salud, y Asibot y Maggie, creadas en la Universidad Carlos III dentro de la iniciativa Robocity2030, que ayudan en la higiene personal, tareas como comer o vestirse, tomar medicinas e incluso propone actividades como cantar, bailar o jugar a la pelota.

En las residencias para mayores es muy interesante plantearse este tipo de ayudas que pueden complementar el trabajo de los cuidadores en tareas más rutinarias y que facilitan la autonomía del anciano en la propia residencia.

HIPERVÍNCULOS:
http://www.centac.es/
http://www.robocity2030.org/home/