18/05/2016

Las personas mayores prefieren vivir en su domicilio el mayor tiempo posible

Desde Sanitas Residencial nos pasan una interesante información sobre las expectativas y deseos de las personas mayores y sus preferencias acerca de vivir en sus domicilios u optar por una residencia geriátrica.

Sanitas informa que, según la última Encuesta de Personas Mayores del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, entre las distintas opciones de convivencia, el 87 % de los mayores prefiere quedarse en su casa aunque sea en solitario.

«Si la persona aún no sufre deterioro cognitivo ni ninguna patología grave,mantener como residencia su hogar puede ser una buena opción, siempre y cuando se eviten los efectos del aislamiento», comenta el doctor David Curto, jefe de Gestión Asistencial de Sanitas Mayores.

Sin embargo, el proceso de envejecimiento y el aumento de la esperanza de vida implican un aumento de las limitaciones y una reducción de la autonomía. Ante esta situación, algunos cambios o asistencias pueden ser necesarios para mantener la independencia y la sociabilidad.

El deterioro cognitivo leve se asocia a la edad y está presente en el 30 % de las personas mayores de 65 años y aumenta con el rango de edad. La diferencia fundamental entre el deterioro cognitivo leve y la demencia es que el primero afecta de forma exclusiva a la memoria, mientras que la demenciacompromete también otras funciones cerebrales así como las habilidades para desarrollar las actividades normales de la vida diaria. Presenta además una sintomatología más característica como alteraciones del comportamiento, pérdida de habilidades sociales o deterioro en el sentido de la orientación.

Ancianos viven en su domicilio

«A pesar de las diferencias iniciales entre deterioro cognitivo leve y demencia, estudios recientes realizados mediante técnicas de neuroimagen parecen evidenciar que los pacientes con deterioro cognitivo leve tienen un riesgo mayor de desarrollar algún tipo de demencia, incluida la enfermedad de Alzheimer», apunta la neuróloga Pilar de Luis, que añade, «aunque con algunos síntomas en común, es preciso distinguir entre Alzheimer y demencia senil». La demencia senil no se refiere a una enfermedad sino que hace referencia a la pérdida de capacidad mental donde las funciones de conducta o de conocimiento del mundo se ven alteradas. «La enfermedad de Alzheimer tiene varios grados y su diagnóstico definitivo es por biopsia cerebral», aclara la especialista del Hospital Universitario Sanitas La Moraleja.

Este seguro se complementa con la oferta de servicios de asistencia que favorecen su autonomía, en forma de ayuda personal y en las tareas del hogar en caso de hospitalización o convalecencia, envío de medicamentos a domicilio, acompañamiento al médico, etc.En este sentido, los mayores de 60 años dispondrán de un nuevo seguro de salud que engloba un servicio de atención sanitaria adaptado a sus necesidades, así como servicios de asistencia sociosanitaria. Más Vital es un seguro mixto que incluye las consultas médicas más comunes de las personas mayores, comogeriatría, medicina familiar, fisioterapia, rehabilitación o podología, entre otras especialidades; y otros servicios como reembolso de medicamentos, cobertura dental o apoyo telefónico las 24 horas del día, tanto en el caso de las urgencias médicas como para el cuidado habitual de la salud.

Además, Más Vital incluye algunos de los servicios de Sanitas Mayores, como una valoración geriátrica para determinar los servicios adecuados a sus necesidades, la posibilidad de acudir a talleres, excursiones y fiestas, y elresto de actividades realizadas en los centros de día y residencias de Sanitas,donde los mayores socializan con otras personas en un entorno estimulante, entre otros servicios.

«En Sanitas Mayores, tenemos una amplia red de residencias pero trabajamos distintos niveles de atención y cuidado para que las personas mayores, siempre y cuando esto no sea negativo para su salud o su sociabilidad, puedan permanecer en su medio habitual de convivencia. Por eso ponemos el foco en loscentros de día e incorporamos nuevas soluciones que combaten los efectos del aislamiento derivado de vivir solo», explica David Curto.

Con el envejecimiento activo como estrategia clave para prevenir las situaciones de dependencia, el centro de día ofrece al mayor un lugar de desarrollo personal, convivencia y participación social a través de una oferta de diferentes servicios y actividades.

Por su parte, los programas de atención domiciliaria proporcionan al mayor la posibilidad de permanecer en su medio habitual, gracias a una serie de atenciones o cuidados personales, domésticos, sociales y técnicos, que se prestan mediante profesionales que acuden a los hogares de los usuarios.

«Es esencial contar con recursos que se centren en aspectos como la movilidad, la seguridad o la confianza con el fin de mejorar la calidad de vida. Teleasistencia, centros de mayores o atención domiciliaria son algunos de las alternativas más extendidas y cumplen un valioso papel para que los mayorespuedan mantener su autonomía mientras así lo quieran y sea posible», añade el doctor David Curto.

El modelo integral de salud de Sanitas hace posible un producto como Más Vital, que incluye servicios propios de un seguro de salud, pero también actividades asistenciales y de socialización de Sanitas Mayores, así como servicios de odontología gracias a Sanitas Dental. Más Vital se pone a disposición de los clientes de Sanitas en forma de seguro independiente o como complemento a un seguro ya contratado con la compañía.

Sanitas cuenta con 39 residencias de mayores y 3 centros de día.