14/01/2005

LAS RESIDENCIAS. SATISFECHAS CON LAS INSPECCIONES.

Nota recibida en Inforesidencias.com de la Federación Nacional de Centros y Servicios de Mayores

LOS CENTROS DE MAYORES EN ESPAÑA, SATISFECHOS CON LAS INSPECCIONES DE LAS ADMINISTRACIONES AUTONÓMICAS

· La valoración de las inspecciones de los servicios sociales autonómicos por parte de los centros residenciales en España resulta ser adecuada en muchos aspectos, ya que ninguna de ellas logra una puntuación inferior a 6,5

· No obstante, se aprecia un malestar generalizado respecto a la poca importancia que dan los servicios de inspección a la actuación humana y la profesionalidad de las personas que trabajan en los centros y a la excesiva importancia que se concede a aspectos menos relevantes, como los de tipo estructural y burocrático

· En cuanto a la frecuencia de las inspecciones, el 90,2% de los centros residenciales españoles consultados afirma haber sido inspeccionado, en tanto que el 6,5% dice no haber tenido nunca una inspección de los servicios sociales

Madrid, 12 de enero de 2005.- La Federación Nacional de Centros y Servicios de Mayores (FNM), la patronal más representativa del sector, ha llevado a cabo un estudio entre los centros residenciales para mayores con el fin de conocer el nivel de satisfacción de los mismos respecto a las inspecciones que llevan a cabo los técnicos de los servicios sociales en las diferentes Comunidades Autónomas.

De esta forma, se ha podido constatar que los centros residenciales aseguran que es absolutamente necesaria la inspección por parte de los técnicos responsables. Dicha labor, comentan los entrevistados, asegura el buen estado del centro y el cumplimiento de las normas establecidas por la Comunidad Autónoma.

No obstante, la FNM ha podido detectar que pese al esfuerzo colaborador del empresario, la respuesta por parte de los responsables de estos controles no es la esperada, creando en el sector cierta inseguridad y descontento con las inspecciones. Así, existe un malestar y unas quejas generalizadas en toda España respecto a la inspección de servicios sociales y que se concretan en tres puntos fundamentales:

§ La poca importancia que se da a la actuación humana y a la profesionalidad de las personas que trabajan en los centros.

§ La excesiva importancia que se concede a aspectos que los centros consideran menos importantes, como son los de carácter estructural y burocrático respecto a la documentación.

§ La diferencia de criterios de un/a inspector/a a otro/a en una misma Comunidad Autónoma.

Los centros consultados ven en la inspección una actitud fiscalizadora negativa, no colaboradora, cuando creen que debería ser informativa y de ayuda. En definitiva, echan de menos una actitud más constructiva por parte de la Administración a la hora de solucionar aquellas anomalías detectadas en las inspecciones y que pueden ser fácilmente subsanadas. Al mismo tiempo, opinan que el conocimiento sobre el sector de los técnicos responsables de los controles debería ser más profundo.

A pesar todo, la valoración de las inspecciones de los servicios sociales autonómicos por parte de los centros residenciales resulta ser adecuada en muchos otros aspectos, por lo que el resultado final es positivo para todas las autonomías, ya que ninguna de ellas logra una puntuación inferior a 6,5.

De hecho, Baleares, Castilla-La Mancha y Cantabria consiguen puntuaciones cercanas a 8, y Melilla destaca por otorgar la máxima puntuación: 9,50. Si bien la puntuación media resulta ser 7,20, comunidades como La Rioja, Madrid y Cataluña se situarían bastante por debajo de dicha media. A la hora de otorgar una puntuación, los entrevistados han tenido en cuenta además la actitud e interés de su Administración por lo que sucede en el sector residencial.

Ver noticia completa