03/07/2015

Músicoterapia y mayores: La música siempre permanece

La música es una de las terapiasmás empleadas en enfermos con alzhéimer, pues los recuerdos musicales son los últimos en desaparecer.

 

Un estudio ha encontrado que esto se debe al área del cerebro donde conservamos nuestra memoria auditiva: el lóbulo temporal desde la sien hasta la zona posterior del oído.

 

Anciana toca el pianoAsí muchos enfermos que no reconocen su nombre se emocionan con una melodía significativa o aquellos que han perdido la facultad de hablar, todavía pueden tararear canciones que formaron parte de su historial vital.

 

Neurocientíficos del Instituto Max Planck de Neurociencia y Cognición Humana de Leipzig (Alemania) realizaron un doble experimento con 30 personas sanas: buscaron qué zonas del cerebro se activan cuando oímos canciones y analizaron si, en los enfermos de alzhéimer, estas áreas cerebrales presentan algún signo de atrofia o, por el contrario, resisten mejor a la enfermedad. Mediante canciones seleccionadas y registros en resonancia magnética de la actividad cerebral al escuchar la música comprobaron que esta se guarda en zonas del cerebro distintas a las de otros recuerdos. Después seleccionaron a 20 personas con alzhéimer de una media de edad de 68 años en los que estudiaron una serie de biomarcadores.

 

Las conclusiones son que el cerebro procesa en zonas diferentes la experiencia de oír música y los recuerdos musicales.

 

El estudio completo se puede consultar en la revista Brain y los autores son los neurocientíficos Max Planck yJörn-Henrik Jacobsen.

 

Dice la Fátima Pérez-Robledo, musicoterapeuta de la Fundación Alzheimer España, comenta: «Los recuerdos que más perduran son los que están ligados a una vivencia emocional intensa y justo la música con lo que está más ligado es con las emociones, y la emoción es una puerta al recuerdo».

 

En nuestro día a día con personas afectadas de alzhéimerobservamos el bienestar que la música provoca: cómo amigos, familiares o la propia persona piden y comparten aquellas canciones que formaron parte de la historia emocional compartida.

 

Calidad de vida es también eso, compartir y recordad la música que nos ha hecho felices y eso no solo no está reñido con la edad, sino que es una poderosa terapia para nuestrosmayores.

 

 

Quizás por todo ello, cada vez hay más residencias de ancianos que cuentan con un musicoterapeuta en su equipo de profesionales para trabajar con los mayores que viven en las mismas.

Información completa en un artículo en El País