03/06/2003

Presentado test para detectar Alzheimer en 7 minutos

Test de los 7 minutos para la detección del Alzheimer

Casi la mitad de los afectados por la enfermedad de Alzheimer en España no está diagnosticada, según ha puesto de manifiesto el Dr. Rafael Blesa, del Servicio de Neurología del Hospital Clínic de Barcelona, durante la presentación en Barcelona del llamado "test de los 7 minutos". "Asimismo, ha subrayado este experto, sólo un 25% de los pacientes que han sido diagnosticados está siendo tratado con fármacos específicos indicados para la enfermedad de Alzheimer".

Según explicó el Dr. Blesa, "desde que se detectan los primeros síntomas hasta que un experto diagnostica la enfermedad, suelen transcurrir entre uno y dos años, un tiempo especialmente valioso cuando sabemos que, en la enfermedad de Alzheimer, la detección precoz juega un papel muy importante". En este sentido, Manuel Mañós, presidente de la Asociación de Familiares de Enfermos de Alzheimer de Barcelona, comentó que, si bien es muy importante para médicos, familiares y pacientes diagnosticar correctamente y a tiempo la enfermedad, el diagnóstico precoz permite, por una parte, sacar un mejor partido a la evolución de la enfermedad partiendo de la derrota y, por otra parte, mejorar la relación entre cuidador y paciente optimizando la atención al enfermo.

Hasta ahora, para el diagnóstico de esta enfermedad, los facultativos han tenido a su disposición algunos tests breves, de los que el más conocido es el Mini Mental, y diversas baterías neuropsicológicas cuya aplicación puede requerir una hora o más de consulta de la que, en la mayor parte de los casos, no disponen los médicos. Tal y como explica este experto, "los tests que se han venido utilizando de forma habitual entre los expertos no son quizás lo suficientemente breves y eficaces".

En este escenario y a partir de estos momentos los especialistas disponen de una nueva herramienta para facilitar la detección precoz de la enfermedad. Se trata del test de los 7 minutos, una prueba diagnóstica de cribado que permite evaluar alteraciones cognitivas en el paciente, según explicó el Dr. David Muñoz, neurólogo del Banco de Tejidos para Investigación Neurológica de la Universidad Autónoma de Madrid, mediante unos tests sencillos de aplicar, que no requieran materiales complejos ni tampoco un excesivo esfuerzo por parte del explorador. Además, aportan información acerca de las principales funciones mentales. Para someter al paciente a esta prueba, se necesita únicamente lápiz, papel y un bloc específicamente diseñado, que contiene las imágenes para evaluar el lenguaje y la prueba de memoria.

Entre las ventajas de esta prueba, el Dr. Muñoz destaca su brevedad y su eficiencia. Por su parte, el Dr. Teodoro del Ser, jefe del Servicio de Neurología del Hospital Severo Ochoa de Leganés (Madrid), añade que otra de las ventajas del test de los 7 minutos, es que puede tener valor predictivo en los casos con deterioro cognitivo leve. "Los pacientes que no mejoran el rendimiento final en la prueba de memoria cuando se les facilita la clave semántica, tienen un mayor riesgo para desarrollar una enfermedad de Alzheimer", dijo. "De este modo –añadió- se entiende que la recomendación de utilizar este método se sustenta no tanto en el tiempo breve de aplicación sino en las ventajas diagnósticas que aporta".

El test de los 7 minutos consiste en la realización de cuatro pruebas muy sensibles al deterioro inicial de la enfermedad de Alzheimer. Esta prueba se inició en Estados Unidos y se ha venido utilizando de forma sistemática en aquel país. En España ha sido validada y adaptada por los Dres. Teodoro del Ser, David Muñoz y el psicólogo Fernando Sánchez, con la participación de la Sección de Neurología del Hospital Severo Ochoa de Madrid, y la colaboración del Dr. Josep Manubens para el desarrollo de la versión electrónica. El test de los 7 minutos explora en el paciente la orientación temporal, la memoria y la fluidez verbal, es decir, aquellos procesos cognitivos que se deterioran al inicio de la enfermedad.

Siendo el Alzheimer una afección que afecta a más de una tercera parte de las personas mayores que viven en residencias geriátricas, la extensión del uso de este test podría suponer una intervención precoz y un aumento en la calidad de vida.


Fuente: Jano

26/05/2003