27/02/2015

Programa de voluntariado adopta un abuelo en las residencias Sanyres

Recientemente en centro sociosanitario Sanyres Loreto de Madrid, se ha firmado un acuerdo de colaboración entre el programa de voluntariado Adopta un abuelo y el grupo Sanyres, por el cual los voluntarios del proyecto podrán realizar labores de acompañamiento en este centro ubicado en la ciudad de Madrid. En el acto estuvieron presentes el presidente de la organización, Alberto Cabanes; y el director general de Sanyres, Ramón Berra.

Adopta un abuelo es una iniciativa que facilita el contacto entre los voluntarios que desean ayudar a las personas mayores, y los centros donde estos residen, asegurando así que el acompañamiento se realiza en las mejores condiciones para ambas partes.

La organización de Adopta un abuelo se encarga de seleccionar al voluntario y de darle una formación básica. A partir de ahí, tras un estudio de afinidades que se realiza siempre con la colaboración de la residencia, se establecen perfiles comunes que aseguren que tanto el abuelo como el voluntario responden a los mismos intereses, garantizando así el éxito de la relación. El objetivo es que la experiencia sea beneficiosa para ambos, y que se establezcan amistades duraderas basadas en el cariño, la confianza y el respeto mutuo.

El único requisito para ser voluntario es el compromiso de permanencia en el programa al menos por un periodo de seis meses. La organización se encarga de buscar la residencia más cercana a su domicilio para facilitar la asistencia a las sesiones de acompañamiento, cuyo horario lo podrá elegir el voluntario según su disponibilidad en visitas de una hora semanal como punto de partida.

Según Ramón Berra, director general de Sanyres, "desde el primer momento que Adopta un abuelo contactó con nosotros, decidimos apoyarles sin ninguna duda. Los valores que persigue este proyecto encajan claramente en nuestros propios valores como organización que se dedica al cuidado de los mayores. Estamos obligados a ser agentes del cambio en la relación de nuestra sociedad con los ancianos. Debemos ser parte activa en la concienciación de la importancia que tiene darles el sitio que se merecen y que recuperen su estatus como figura referente en experiencia, conocimiento y sabiduría. Que un joven decida reservar una hora a la semana para venir a ver a su abuelo adoptivo y jugar con él a las cartas, es una señal de que algo está cambiando y de que somos capaces de reorientar la relación intergeneracional.”

Por su parte, el objetivo de Adopta un abuelo es conseguir la implicación social de la población en la problemática de las personas mayores que padecen soledad; fomentar la relación entre los jóvenes y la tercera edad para un aprendizaje horizontal a través del respeto y el amor; y la formación y capacitación para desarrollar labores de acompañamiento. Alberto Cabanes, su presidente, aseguró que "esta firma supone una gran oportunidad para nosotros como asociación y estamos muy ilusionados por comenzar a trabajar con Sanyres. Les agradecemos mucho la confianza que nos han depositado y esperamos que Sanyres Loreto sea sólo el comienzo de una serie de acuerdos con el resto de centros del grupo”. Asimismo, Cabanes afirmó que "son tantas las ganas de nuestros voluntarios por comenzar que ya tenemos a diez de ellos asignados a los abuelos de este centro sociosanitario del centro de Madrid. Pero además tenemos otros doce esperando para entrar en el proyecto este mismo mes”. Adopta un abuelo se encarga de impulsar acuerdos con las residencias que se quieran adherir al programa y se compromete a hacer el seguimiento de los voluntarios con reuniones de coordinación internas para valorar la buena marcha de las acciones