29/01/2016

Reconocimiento para l'Onada Deltebre como ejemplo de colaboración Público Privada

L’Onada Deltebre recibe un reconocimiento por su colaboración públicoprivada

 
La residencia de ancianos L’Onada Deltebre ha sido reconocida como proyecto ejemplar de colaboración públicoprivada en la presentación de la 2a edición del Observatorio de la Cooperación Públicoprivada en la Atención a la Dependencia.

Residencia l'Onada Serveis DeltebreEn el acto, celebrado este martes en ESADEFORUM de Barcelona y organizado por el programa PARTNERS del Instituto de Gobernanza y Dirección Pública de ESADE y la Asociación Catalana de Recursos Asistenciales (ACRA), responsables de L’Onada Serveis, empresa adjudicataria de la residencia, y el alcalde de Deltebre, Lluís Solé, expusieron el caso de éxito de L’Onada Deltebre. Después de una gestión municipal deficiente, el departamento de Bienestar Social y Familia, el Ayuntamiento del municipio y L’Onada iniciaron el proyecto conjunto de cooperación asumiendo conjuntamente los riesgos y concertando todas las plazas de la residencia a cambio de que la empresa privada asumiera la gestión y buena parte de los costes de la construcción del nuevo edificio residencial.

La nueva consellera de Trabajo y Asuntos Sociales y Familia de la Generalitat de Catalunya, Dolors Bassa, defendió durante el acto la colaboración público-privada, asegurando que las administraciones públicas necesitan la colaboración del sector privado en el ámbito sociosanitario, matizando que no supone una privatización de los servicios sociales, sino políticas públicas dirigidas y concertadas con el sector privado, con la intención de priorizar las necesidades de los usuarios y dignificar los puestos de trabajo.

Bassa recordó también el pan de choque del Govern, que prevé destinar 50 millones de euros para garantizar las prestaciones económicas y servicios para personas en situación de dependencia y aumentar las plazas de residencia.

Por su parte, la presidenta de ACRA, Cinta Pascual, propuso la creación de 5.000 puestos de trabajo a través de la concertación de plazas, que darían cabida a las más de 20.000 personas que actualmente están en lista de espera para una plaza pública.