06/10/2005

SITUACIÓN DE LOS MAYORES EN NICARAGUA

MAYORES EN NICARAGUA

 

Se calcula que actualmente en el país existen alrededor de 300 mil personas que se encuentran en la etapa de la vida, conocida como la tercera edad.

Este sector, que representa aproximadamente el seis por ciento de la población nicaragüense, no recibe ningún beneficio de parte del Estado, a excepción de los que perciben alguna pensión del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS). El resto sobrevive a como puede, y se le puede contemplar en todas partes del país, vendiendo lotería o realizando otras actividades para subsistir.

En algunos casos, los viejitos sobreviven arrimados a una familia, debido a que el Estado no tiene políticas que promocionen un envejecimiento seguro, que los proteja de las múltiples dificultades, de la soledad, que a diario padecen "sólo por el mismo hecho de haber llegado a la tercera edad”, indicó el doctor Humberto López Rodríguez.

El médico psiquiatra participó en una actividad cultural que organizó en la Colonia Centro América, en Managua, la Fundación Nicaragüense de la Tercera Edad (Funite), dirigida a este grupo de la población, en celebración del Día Internacional del Adulto Mayor.

Además de la falta de políticas de beneficio social, el adulto mayor debe enfrentarse a situaciones adversas producto de la falta de una visión más consecuente y solidaria de la misma sociedad.

HOGARES DE ANCIANOS SON INSUFICIENTES

"Se cree que la solución a las enfermedades del viejo, a sus depresiones o a sus malas condiciones, se arreglan llevándolo a un hogar de ancianos. Pero resulta que en Nicaragua, con todos los hogares de ancianos que hay sólo se podrían albergar unas mil 200 personas de la tercera edad y eso no representa ni el uno por ciento de todos los adultos mayores del país”, afirma el especialista.

El doctor López considera que el 80 por ciento de la población de la tercera edad, son personas sanas, que ejercen alguna actividad y con plena capacidad de seguirle rindiendo a la sociedad.

Explicó que desde hace mucho tiempo, en los países ricos, los viejos comenzaron a ser grandes en número y en presencia. Eso conllevó a que el Estado impulsara políticas sociales para promocionar con diversos programas a ese sector, pero en los países pobres como Nicaragua las personas de la tercera edad se encuentra en "las catacumbas”, a excepción de una cantidad reducida que goza del beneficio del Seguro Social en calidad de jubilado.

El psiquiatra agregó que el Estado considera que con el hecho de entregar cierta cantidad de dinero en forma de pensiones, con eso termina su responsabilidad hacia estas personas, pero esto es insuficiente.

En los países desarrollados, las personas de la tercera edad representan aproximadamente un 20 por ciento de la población y se espera que dentro de unos 20 ó 25 años este porcentaje se eleve en todos los países del mundo.

En ese entonces, se calcula que una de cada cuatro personas del primer mundo será mayor de 65 años, y en los países del tercer mundo, uno de cada seis se encontrará dentro de esa edad.

Frente a esa necesidad es que han surgido organizaciones que se preocupan por ayudar a las personas de la tercera edad, y dentro de ese desafío se encuentra la Fundación Nicaragüense de la Tercera Edad, que no goza de ningún aporte del Estado.

http://www.laprensa.com.ni/nacionales/nacionales-20051003-23.html