17/05/2018  (‎4 opiniones)

Tareas del auxiliar de geriatría

¿Quieres valorar esta noticia?

Selecciona las estrellas:
 

 

 

En esta sección de noticias de Inforesidencias hablamos a menudo de las personas que cuidan de las personas mayores en las residencias, de aquellas que están en contacto directo y de las que dependen directamente para su bienestar.

Médicos, enfermeros, fisioterapeutas… y auxiliares de geriatría. Estos profesionales son fundamentales y no siempre se les da la importancia que tienen ni se les nombra con la misma consideración. Para que se les conozca más, queremos acercar un poco esta imprescindible figura a nuestros lectores.

Auxiliar de geriatríaPara empezar, los auxiliares de geriatría son quienes ofrecen atención social básica y apoyo emocional a personas mayores que necesiten ayuda para la realización de las tareas cotidianas. Pueden trabajar en hospitales, centros de día y residencias de la tercera edad.

La función del auxiliar de geriatría es permitir que los ancianos mantengan su independencia en la medida de lo posible y que sean tan social y físicamente activos como les sea posible.

Su trabajo se coordina con el resto de profesionales: médicos, enfermeros, enfermeros, terapeutas, trabajadores sociales, etc. En las residencias geriátricas, sus funciones son ayudar a las personas que lo necesiten a lavarse o a bañarse, a vestirse, a comer, a tomar la medicación, a ir al baño y a desplazarse; también planifica y supervisa actividades sociales o de ocio junto con otros profesionales (terapeuta ocupacional, psicólogo…); bajo supervisión del profesional de enfermería, puede llevar a cabo tareas sanitarias como aplicar cremas o cambiar apósitos; están atentos a cambios de salud o humor de los residentes, por si son síntomas de un malestar o deterioro; y velan por la seguridad de la personas. 

Además, son personas de apoyo para las personas a su cargo, que normalmente establecen relaciones de confianza, por lo que se trata de un trabajo delicado pues se precisa de una sensibilidad especial, como todo trabajo que sea de trato continuo y directo con las personas. Esto les puede llevar a tener enfrentarse a conflictos o conductas poco adecuadas. Se trata de una profesión de futuro, dado el imparable envejecimiento de la sociedad. Para formarse como auxiliar de geriatría se puede hacer cursando un título de grado medio de formación profesional o bien a través de cursos baremables acreditados que imparten diferentes entidades, administraciones, organismos, instituciones y sistemas sanitarios, dentro de sus convocatorias para optar por un cargo público o en las diversas solicitudes para acceder a una bolsa de trabajo. Tiene mayor peso y va por delante en las opciones laborales el curso de formación profesional.

Profesionales que trabajan en residencias