14/11/2013

UN NUEVO FRENTE: RACIONALIZACIÓN DE PSICOFÁRMACOS EN RESIDENCIAS

Dos de cada tres personas que viven en residencias geriátricas toman algún tipo de psicofármaco.

Estos fármacos conllevan riesgos graves (caídas, accidentes cerebrovasculares, arritmias, etc.) y un dramático aumento de la mortalidad.

 Las pocas publicaciones que describen la prevalencia de uso en España apuntan a que su uso en residencias es excesivo. Todas las sociedades científicas abogan por su reducción.

 

En Alemania el uso excesivo de neurolépticos en residencias ha llegado a formar parte de los escándalos mediáticos crónicos. En EEUU son cada vez más las voces que se organizan para alertar sobre los riesgos del uso excesivo de psicofármacos. De hecho, el sistema judicial de este país ha impuesto multas de miles de millones de euros a las farmacéuticas por comercializar neurolépticos a ancianos, cuando no está autorizado su uso para estas poblaciones.

(ver link de noticia actual: http://www.youtube.com/watch?v=aZKuxJxygNo )

Sujecciones químicas y farmacológicas 

Acreditadores externos independientes han constatado que Fundación Maria Wolff y su consultora es la organización que más ha contribuido al desarrollo técnico que permite a residencias punteras la eliminación segura de sujeciones físicas. Una de las herramientas necesarias para poder eliminar las sujeciones mecánicas es formar a los médicos de residencias en racionalizar el uso de psicofármacos.

 

Numerosos estudios indican que la eliminación de las sujeciones mecánicas y químicas no solo aumenta la seguridad de los pacientes, sino que contribuye a una mejora marcada de la calidad de vida de los residentes y del personal asistencial.

 

El Dr. J. Olazarán neurólogo y director científico de Fundación Maria Wolff es reconocido como experto en combinar medidas farmacológicas y no farmacológicas. Ha llevado a cabo numerosos cursos y publicaciones en este campo.

La última publicación en castellano es un artículo de la Revista Española de Neurología (2012) en la que junto con su co-director de investigación de Fundación Maria Wolff, R. Muñiz presentan un resumen de medidas farmacológicas y no farmacológicas para resolver problemas de conducta y del estado de ánimo de personas con demencia.

Esto fue posible por ser Fundación Maria Wolff la entidad que coordinó la red de investigación internacional que sentó las bases científicas de las Terapias No Farmacológicas (TNFs)

 

Hace pocos meses Fundación Maria Wolff y Sanitas Residencial publicaron un artículo en la Revista Americana de Directores Médicos (JAMDA) que muestra que la adición de neurolépticos en un solo paciente, incrementa el riesgo de caídas sobre el riesgo que conlleva la prescripción de un único neuroléptico.

 

Tras décadas de estudio, Fundación Maria Wolff ha articulado una nueva definición de sujeción química que permite operativizar y racionalizar el uso de psicofármacos. Para explicarlo se ha organizado el Primer Curso Nacional de Sujeciones Químicas para médicos de residencias.

Tendrá lugar en Madrid el 29 y 30 de noviembre y el formador principal será el Dr. J. Olazarán.

 

En él, los médicos recibirán los últimos conocimientos farmacocinéticos y farmacodinámicos de los psicofármacos tradicionales, así como de los fármacos psiquiátricos recientemente comercializados. También se explicará la actuación de éstos sobre los receptores celulares y estrategias de combinación de fármacos.

Destacan los modelos para reducción o retirada segura de psicofármacos así como el ajuste al perfil individual de los pacientes, siempre combinado con educación y apoyo psicológico a familiares y cuidadores profesionales.

 

Los beneficios de la racionalización de psicofármacos están en el ahorro de los costes colaterales, así como en la reducción de las lesiones por caída y evitar el incremento de dependencia en actividades de la vida diaria (úlceras por presión o síndrome del neuroléptico maligno entre otros).

 

Pero quizás, lo más importante desde el punto de vista del residente, consista en la mejora de los niveles de alerta y sensoriales.

 

Los residentes estarán más "presentes”, serán más comunicativos.

 

Más información en revista visual:

http://issuu.com/fundacionmariawolff/docs/sujeciones_qu__micas_dirigidas_a_m_