24/03/2016

A los mayores navarros les prescriben ejercicio físico como receta

Desde la primera semana de marzo el servicio de Geriatría del Complejo Hospitalario de Navarra (CHN), cuando un paciente recibe el alta, además de su tratamiento farmacológico, recibirá una prescripción individualizada de ejercicio físico acorde a su situación funcional. El objetivo es retrasar el deterioro de las personas mayores y que mantengan el máximo de tiempo su capacidad de movimiento.

Universidad de NavarraEsta iniciativa forma parte del trabajo que viene realizando el servicio deGeriatría en colaboración con el departamento de Ciencias de la Salud de la Universidad Pública de Navarra (UPNA). En este trabajo participan el catedrático de Fisioterapia de la UPNA, Mikel Izquierdo Redín, coordinador del proyecto europeo Vivifrail, en el que además de Álvaro Casas Herrero y Nicolás Martínez Velilla (jefe del servicio de Geriatría del CHN), participan Leocadio Rodríguez Mañas (Fundación para la Investigación Biomédica del Hospital de Getafe), el alemán Andrej Zeyfang (Universidad de Ulm), el francés Bruno Vellas (Hospital Universitario de Toulouse), el italiano Roberto Bernabei (Universidad Católica del Sacro Cuore) y el británico Alan Sinclair (Diabetes Frail). Este proyecto intercambia buenas experiencias y elabora material para prescribir ejercicio físico individualizado a los mayores de 70 años que ponen a disposición de los profesionales del ámbito sanitario, deportivo, geriátrico...

Desde hace ya un año, 163 pacientes hospitalizados en el servicio de Geriatría han participado en un programa de ejercicio físico que tiene como objetivo que, al recibir el alta, estén además de curados, n más fuertes tanto física como cognitivamente. Los pacientes intervienen en el programa la mitad de forma activa, y la otra mitad como grupo de referencia. Los ejercicios se realizan en el hospital durante un mínimo de 6-7 días.

Los resultados son notables, las personas que hacen los ejercicios individualizados ganan fuerza y mejoran la funcionalidad, también mejoran en cuanto a dolor y calidad de vida, revirtiéndose en parte la fragilidad y mejorando también las funciones cognitivas.

Entrar en el programa de ejercicios en el hospital supone, no solo no deteriorase por el hecho de estar hospitalizado y enfermo, sino mejorar el estado de salud en general.

Tras la hospitalización, el paso es la prescripción personalizada de ejercicio por parte del médico y la enfermera. Para el diseño del programa individual se cuenta con la aplicación y el material elaborado en el proyecto Vivifrail.

Enlace relacionado:

Residencias geriátricas en Pamplona

Residencias de tercera edad en Navarra