08/11/2013

EL GOBIERNO VASCO APUESTA POR UNA CARTERA DE SERVICIOS SOCIOSANITARIOS

Hoy, jueves, 7 de noviembre, se ha inaugurado en el auditorio de Igurco Orue en Amorebieta-Etxano (Bizkaia) el VIII Simposio de Atención al Paciente Mayor.  El lema del simposio para esta edición es ‘Nuevos tiempos, nuevos modelos’, y se va a desarrollar hasta el 8 de noviembre.

 

A la inauguración han estado invitados Juan María Aburto, consejero de Empleo y Políticas Sociales del Gobierno Vasco; Jon Darpón, consejero de Salud del Gobierno Vasco; y Pilar Ardanza, diputada de Acción Social de la Diputación Foral de Bizkaia; entre otras destacadas personalidades de los ámbitos social y sanitario.

 

El simposio ha comenzado con una mesa redonda titulada ‘Nuevos tiempos en la atención sociosanitaria’, moderado por Santiago Canales, director gerente de Igurco Servicios Sociosanitarios. En ella, han participado Lourdes Zurbanobeaskoetxea y José Antonio de la Rica, coordinadores sociosanitarios de la CAPV (Gobierno Vasco). Tal y como ha explicado Lourdes Zurbanobeaskoetxea, "en Euskadi hemos optado por un modelo mixto que combina la coordinación a nivel funcional y una integración en ciertos niveles estructurales. No obstante, la integración de estas dos redes se da en múltiples aspectos, como bien reflejan las líneas estratégicas de actuación que se han planteado desde el Gobierno Vasco para este sector, de cara a los próximos años”.

 

Así, la experta ha señalado ante el numeroso público asistente varias de las líneas estratégicas. "Una de ellas es la conformación de una cartera de recursos sociosanitarios del País Vasco, con el fin de tener una visión más global y completa y, a partir de ahí, estudiar las necesidades que puedan precisar un mayor apoyo”. En todo caso, "ya que contamos con dos redes (la social y la sanitaria), creemos que es más eficiente coordinarlas e integrarlas que hacer una tercera red (sociosanitaria). No se trata de crear un tercer sistema sino de definir momentos y situaciones en que es necesaria la confluencia de ambos sistemas”.

 

Otra cuestión de interés es "el desarrollo de la atención primaria sociosanitaria”, que pretende desarrollar un modelo de gestión del proceso asistencial mediante la identificación de agentes y profesionales implicados y protocolizando las actuaciones.

 

Lourdes Zurbanobeaskoetxea ha señalado otra línea estratégica, "relativa a la mejora de la información dentro del sistema, gracias al desarrollo de la historia sociosanitaria, en la que se integrarán en un mismo registro, los datos sociales y sanitarios relevantes de cada paciente mayor, así como la incorporación de un instrumento común de valoración que pueda, por así decirlo, servir de puerta de entrada única”·al sistema sanitario, independientemente de su procedencia originaria (social o sanitaria).

 

La experta y doctora ha resaltado igualmente que "a pesar de que toda la ciudadanía vasca puede ser perceptora y beneficiaria de atención sociosanitaria y prestaciones caracterizadas por su transversalidad, también es cierto que existen distintos sectores de la población que por sus circunstancias, individuales o sistémicas, sociales o sanitarias, serán objeto de un mayor enfoque y presencia en las previsiones de la atención sociosanitaria”. Entre estos sectores, ha citado a las personas mayores dependientes, personas con discapacidad, con enfermedad mental, personas en riesgo de exclusión social, etc.

 

Por último, la coordinadora sociosanitaria de la CAPV ha manifestado que otra línea estratégica del Gobierno Vasco dentro de este ámbito "es y será el impulso a la formación e innovación permanente dentro de este sector y a la mejor gestión del conocimiento posible, fomentando la investigación y la generación de conocimiento científico y multidisciplinar en este campo”.

 

¿Está agotado el modelo actual de residencia?

Por su parte, Juanjo Calvo, médico geriatra de la Fundación Zorroaga y vocal de la Asociación Vasca de Geriatría y Gerontología (Zahartzaroa) en Gipuzkoa, ha participado en la mesa redonda respondiendo al interrogante ‘¿Está agotado el modelo actual de residencia?’. Tal y como ha manifestado a los presentes "el modelo actual de residencia de personas mayores no está agotado y tiene por delante una vigencia de, al menos, otros 25 años más”.

 

El médico geriatra ha incidido en que las residencias deberán hacer frente a "cambios pequeños y paulatinos” para "amoldarse a las necesidades también cambiantes de los usuarios de las residencias geriátricas. En el futuro, los usuarios de las residencias serán personas más mayores, más dependientes, con mayor deterioro cognitivo (demencias) y con un pronóstico de vida más corto”.

 

Todo esto, según el especialista en Geriatría y Gerontología, "obliga a replantearse la futura formación de los profesionales que trabajen en el ámbito sociosanitario, que precisarán de nuevas y diferentes exigencias formativas y de conocimientos para dar un servicio óptimo a los mayores”.

 

En cuanto a la asistencia domiciliaria "tal y como la entendemos hoy, respecto a una atención a mayores con una dependencia menor, unas 2 o 3 horas al día, puede que no tenga un gran recorrido en los próximos años. No obstante, la atención integral domiciliaria, en la que una persona interna en el domicilio atiende al mayor dependiente, puede que tenga un mayor alcance a medio plazo”.

 

Un modelo centrado en la autonomía de decisión del mayor

La enfermera y antropóloga del Instituto Foral de Bienestar Social de Álava, Brígida Argote, ha expuesto en su participación dentro de la mesa redonda, la necesidad de conjugar voluntades y necesidades de los usuarios en la atención a los mayores dependientes.

 

En este sentido, ha incidido en que "nos encaminamos hacia un nuevo modelo de atención sociosanitaria en el que el protagonista es el mayor, centro de todo el sistema, y en una situación en la que a partir de su dignidad propia, se da una mayor garantía a sus derechos a través de una mayor autonomía en la toma de decisiones, proceso que ha de contribuir a la prestación de una atención sociosanitaria optimizada”.

 

"Estamos todavía en un modelo con ciertos aspectos paternalistas en la atención que, probablemente, cambiará en los próximos años”.Para ello, "es necesario trabajar con los distintos actores, como la Administración pública, los profesionales que atienden a las personas mayores y los propios mayores, que en muchas ocasiones acostumbran a dejar la responsabilidad de las decisiones que les atañen en los profesionales y en sus familias”.

 

"Hemos de trabajar con una orientación que recoja la importancia no sólo de curar, sino también, de cuidar, con una mayor coordinación de niveles asistenciales, una normativa capaz de recoger los cambios en este campo, y una cartera de servicios sociosanitarios más flexible en función de las nuevas necesidades”, ha señalado.

 

La autonomía en personas con deterioro cognitivo se hace a través de otras personas (familiares o profesionales) "con el criterio del mayor beneficio de la persona mayor. Los profesionales han de hacer lo posible para conocer el estilo de vida del mayor, así como sus valores, cuando éste era competente. A partir de ahí, las decisiones, cuando sean tomadas por los profesionales sociosanitarios o por sus familiares, han de acercarse a dichos valores y preferencias que el mayor ha mostrado a lo largo de su vida anterior. Pero siempre, buscando el mayor beneficio para la persona mayor”.

 

Cuál será el papel de las residencias geriátricas vascas en el futuro mapa sociosanitario es un aspecto de máxima relevancia.