04/07/2017

Se activa el protocolo por calor en las residencias de mayores de Guipúzcoa

La reciente ola de calor que se ha sufrido de manera general en toda España ha llevado a activar los protocolos de protección en lugares tradicionalmente menos expuestos a estas temperaturas extremas.

El calor afecta a las personas mayores de manera especial y esto se nota mucho en zonas donde es muy poco habitual que se alcancen temperaturas elevadas, sobre todo en épocas donde no son probables. Un caso ejemplificador son las temperaturas de hasta 37 grados que se han registrado en Guipúzcoa y que ha activado la alerta naranja.

 

DonostiaEn esta provincia, en algunas residencias de la tercera edad se han puesto en marcha medidas de protección excepcionales y se han activado los protocolos correspondientes.

El protocolo contempla que las personas mayores tienden a deshidratarse con mayor facilidad, con la edad se pierde la sensación de sed y, además, quienes presentan problemas cognitivos pueden tener problemas para transmitir que necesitan beber. Así, la primera medida consiste en proporcionar agua o líquidos cada dos horas de manera rutinaria a las personas con dificultades cognitivas y recordad al resto la necesidad de hidratarse.

Otras medidas son mantener en penumbra y con las ventanas cerradas las habitaciones y entreabrir las primeras por la noche; tras el baño o la ducha de la mañana mantener cerrada la puerta para que no salga el calor, y recomendar vestir (o proporcionar la ayuda correspondiente a quien no puede hacerlo por sí mismo) con ropa holgada y fresca.

Además de la deshidratación y los golpes de calor, las elevadas temperaturas ocasionan de ánimo que pueden ser tanto de nerviosismo como de aletargamiento y bajadas de tensión.

Es importante contar con estos protocolos para poder atender de manera adecuada a las personas que viven en las residencias para mayores, su aplicación previene graves problemas y contribuye a un mayor bienestar y calidad de vida.