Demencia en residencias

 

El hecho de que una persona sufra una demencia tiene unas consecuencias muy importantes para su familia. No sólo por las nuevas necesidades de cuidados o por las alteraciones de la vida familiar, sino, también por una serie de problemas de tipo jurídico: una persona demente no puede formar una voluntad válida y es más vulnerable a posibles abusos.

Encontrar una residencia de tercera edad adecuada para personas con demencia Alzheimer

Cuando vivimos el proceso de búsqueda de una residencia de mayores para un ser querido que sufre de una demencia debemos tener unas consideraciones especiales.

Alzheimer en residenciasLa forma más rápida y sencilla de encontrar la residencia adecuada es utilizar el buscador "Buscamos por tí" de Inforesidencias.com, con el que, sólo debemos introducir unos datos sobre las necesidades de la persona y esperar a que las residencias adecuadas que tienen la plaza libre con el precio que podemos pagar contacten con nosotros.  

Una vez tenemos pre-seleccionados algunos centros, vale la pena visitarlos y preguntar qué hacen en ellos las personas que sufren demencia.  Si existe una unidad específica sería interesante visitarla y sobre todo, enterarse de qué actividades y terapias ofrece la residencia.

Aunque en ocasiones podríamos pensar que muchas personas con demencia ya "no pueden hacer nada", existen muchas actividades pensadas para ellos.

Una buena señal, cuando visitamos una residencia de mayores para alguien que sufre Alzheimer es que nos pregunten mucho sobre qué le gustaba o prefería antes de sufrir la demencia. Como la memoria se pierde "de fuera hacia dentro", algunas personas no son capaces de recordar que han desayunado pero disfrutan mucho escuchando una música de cuando eran niños o viendo objetos que les eran familiares durante la juventud.  Por eso, las residencias más adecuadas para atender a personas con alzheimer suelen preguntar mucho y redactan un documento que se llama "historia de vida"  con los aspectos más relevantes que les sirve para que el residente pueda vivir mejor en el centro.

 La demencia no es igual en cada persona por lo que no todas las residencias son igual de buenas para todos.  La clave está en elegir bien.

Enlaces de ayuda:

Los cinco errores más comunes al elegir residencia

"Diez claves para elegir una residencia de mayores"

"Cuatro mitos a desterrar sobre residencias geriátricas"

"Tres claves y diez consejos para elegir una residencia geriátrica"


 

 Otra cuestión importante se trata en el próximo punto 

 

Incapacitación de personas mayores que sufren demencia

La forma en que la Ley responde a esta realidad es el conocido como proceso de incapacitación. Este consiste, básicamente, en que los familiares más directos puedan acudir a los tribunales para que sean éstos, tras un juicio, los que declaren que la persona es incapaz y que, a partir de entonces, será representada por un tutor.

La Ley prevé, así mismo, que cuando no haya familiares directos, sea el Ministerio Fiscal el que inicie el proceso de incapacitación.

El sistema parece muy bien pensado. La realidad es que la inmensa mayoría de personas que sufren demencia no son incapacitadas nunca porque sus familiares no inician el proceso y porque el Ministerio Fiscal está demasiado ocupado haciendo muchas otras cosas que son mucho más urgentes y también son parte de sus obligaciones.

En conclusión, hay miles y miles de personas que deberían ser incapacitadas pero no lo son.

Como la Ley dice que el ingreso en una residencia debe ser una decisión libre de la persona a ingresar. ¿Qué pasa cuándo la persona mayor a ingresar tiene demencia pero no ha sido declarada incapaz?

La pegunta es compleja y depende del lugar de España en que nos encontremos.

En muchas comunidades autónomas, se comunica la situación al Ministerior Fiscal para que sea éste quien decida iniciar o no un proceso de incapacitación y tramitar un internamiento judicial. En otras, los jueces consideran que no es necesario autorizar el ingreso de una persona demente porque la residencia no es un centro psiquiátrico.

Un caso curioso es el de Cataluña donde, desde el año 2000, en esos casos hay que preguntarse "¿quién está realizando el ingreso del mayor con demencia que no puede decidir por sí mismo?". La normativa de la Generalitat prevé que los hijos y cónyuge (incluyendo a las parejas estables no casadas) puedan ingresar al familiar que no pueda decidir sin que haya que hacer ningún trámite especial.

Cuando quien hace el ingreso es un familiar más lejano (primo, sobrino...) o cualquier otra persona que está actuando como si fuera un familiar directo, esa persona tiene que comunicar al juez que está actuando de esa manera (se llama actuar como "guardador de hecho") y, una vez comunicado al juez, podrá procederse al ingreso.

Finalmente, si nadie se hace cargo de la persona (por ejemplo, un indigente o alguien totalmente solo), es el director de la residencia el que tiene que hacer la comunicación al juzgado y convertirse en guardador de hecho.

La Ley se basa en que, cuando hay guardador de hecho, el juez tiene la posibilidad de proteger a la persona ya que sabe quién se está haciendo cargo de ella.

Teóricamente el guardador de hecho sólo debería ejercer esa función hasta que el juez la incapacite y nombre tutor (u otra figura de protección). En realidad, lo más corriente es que, una vez existe guardador de hecho, éste lo siga siendo hasta que la persona fallece.

Si nunca había oído hablar de este tema puede parecer muy complicado. Realmente no lo es. Todos los directores de residencia conocen bien el tema y serán las personas más adecuadas para explicárselo.


Texto elaborado por Josep de Martí, Jurista y Gerontólogo Social

 


 

Noticias

18/01/2017

El plan de inspección de Aragón hace que cierren el 10% de residencias

Geriáricos en aragón inspeccionados

Las inspecciones en centros geriátricos en Aragón hace que cierren casi el 10% de las existentes

17/01/2017

Declaración de las personas mayores de Pamplona

Anciano firmando declaración de Pamplona

La SNGG propone una mayor atención a las personas mayores de Navarra, independientemente de que vivan solas o en los centros geriátricos.