15/07/2015

Con el calor las residencias de tercera edad incrementan la ingesta de líquidos

Ante las subidas de temperatura las residencias geriátricas extreman las precauciones, pues la pérdida de la sensación de sed es habitual en las personas mayores.

Desde el Gobierno de Aragón ya se ha puesto en marcha un plan de acción de temperaturas extremas y de salud en la comunidad para este verano y, acogiéndose a él, las residencias de mayores manejan un protocolo de actuación que duplica la toma de líquido de los usuarios.

beber agua en residencias de ancianosLa perdida de sensación de sed es habitual en las personas de la tercera edad, situación que se agrava si se suma algún grado de dependencia. Por eso deben extremarse las medidas para evitar deshidrataciones en nuestros mayores. El agua puede tomarse de varias maneras, no solo llevando un botellín a mano, se pueden tomar zumos a media mañana o gelatinas, que al ser de sabores y frías son muy agradables en las ingestas.

La importancia de las comidas de los ancianos

En cuanto a las comidas, las ensaladas y gazpacho son una importante fuente de líquidos y postres como flanes y helados también aportan hidratación y sensación de frescura.

Vigilar las condiciones físicas

La vigilancia de las condiciones físicas, de todas maneras, debe ser continua y se debe animar a las personas mayores a que beban, aunque no manifiesten sed. La deshidratación masiva en algunos casos puede ser grave y necesitar hospitalización, por eso en las residencias de la tercera edadse siguen estos protocolos. Hay que tener en cuenta que las personas muy dependientes pueden ver alterada la percepción de necesidad de agua.

Temperatura óptima de la residencia geriátrica en verano

En cuanto a la temperatura, las residencias geriátricas mantienen la temperatura en las salas entre los 21 y 22 grados centígrados, temperatura de confort que evita resfriados. También es recomendable ropa amplia y de tejidos naturales como el algodón, pues es común con la edad que cambie la percepción del frío o del calor 

En las salidas deben extremarse más las precauciones: llevar agua, sombrero y protección solar y los paseos a primera hora de la mañana o última de la tarde, evitando siempre las horas de mayor incidencia del calor extremo.

El plan del gobierno de Aragón irá muy bien para las residencias geriátricas de Zaragoza, Huesca y Teruel pero puede servir también para las de toda España.

Si esta noticia te ha parecido interesante, quizás también te guste esta otra sobre alimentación e hidratación de personas mayores en residencias.