21/03/2016

La Agencia para la Tutela de Adultos de la Comunidad de Madrid acoge a 4 555 personas

En la Comunidad de Madrid 4 555 personas están bajo tutela pública, siendo la Agencia Madrileña para la Tutela de Adultos la entidad pública tutelar más grande de España. No todos los adultos tienen el mismo régimen, así 2 487 son tutelas permanentes, 31 provisionales, 335 curatelas, 66 administraciones provisionales y 1 636 defensas judiciales.

Tutela de ancianosLa tutela es, en general, la dirección, la defensa y el amparo de una persona respecto de otra. Las personas pueden verse incapacitadas y son tuteladas por una entidad pública cuando no existen otras alternativas de tutela por ejemplo, parte de familiares.

Las personas que usan el servicio de tutela de la Agencia son en un 54 % mujeres y un 46 % hombres y la edad media de 60 años. La casuística es muy variada tanto a nivel de dependencias y discapacidad como de patologías y situaciones sociales, aunque es de reseñar que el 65 % de las personas tuteladas cuenta con menos de 10 000 euros anuales.

La Agencia Madrileña para la Tutela de Adultos (AMTA) es un ente público con personalidad jurídica propia, dependiente de la Comunidad, que se encarga de prestar la asistencia y protección a aquellas personas que han sido incapacitadas.

Para atender las necesidades de estas personas, en su mayoría en la tercera edad, el Consejo de Gobierno ha autorizado un gasto de 3 074 898 euros como aportación en 2016 al fondo de la AMTA. Este monto permitirá seguir protegiendo a las personas que han sido incapacitadas judicialmente.

La cuantía será destinada a incremento de personal, fundamentalmente en el área social, y a la implantación de nuevos modelos de intervención social a través de programas específicos diferenciados por los perfiles de las personas tuteladas, tal y como se recoge en el plan estratégico. Para ello, se contará con la colaboración de entidades especializadas del tercer sector.

Las personas mayores tuteladas viven en muchos casos en residencias geriátricas de Madrid. Son un sector de la sociedad especialmente vulnerable con el que se debe tener especial cuidado y sensibilidad y para los que la dedicación de recursos públicos es fundamental para que tengan una vida de calidad. Es una buena noticia que se esté atento a sus necesidades, que son muchas y, teniendo en cuenta el envejecimiento poblacional, seguro que irán en aumento.