26/09/2016

Zooterapia o cómo los animales ayudan a las personas mayores

Unas 40 000 personas mayores que viven en residencias de la Comunidad de Madrid reciben los beneficios de terapias en las que los animales son el agente principal.

No se trata de que un perro o un gato sustituya a un analgésico o antibiótico, son complementos terapéuticos. En varias ocasiones ya hemos hablado de los beneficios que Animales en residencias geriátricasproporcionan las mascotas a las personas mayores, pues les crean obligaciones, les obligan a moverse, a realizar actividades y crean importantes vínculos afectivos muy beneficiosos en sus cuidadores. También nos hemos referido a las terapias con perros que visitan residencias en programas especiales diseñados al efecto e incluso a que cada vez másr esidencias geriátricas admiten que se ingrese junto con la mascota.

Perros y gatos son los principales protagonistas de la zooterapia, aunque a este carro también se apuntan en sitios muy específicos animales como los delfines.

Recomendamos la lectura de este post del blog de Inforesidencias.com que trata sobre este tema y el visionado del vídeo que incluye. 

En Madrid se ha celebrado recientemente el simposio técnico Intervenciones asistidas con animales en personas mayores, en el auditorio del Centro Alzheimer Fundación Reina Sofía, con la colaboración de la Universidad Rey Juan Carlos, que dispone de una nueva cátedra de investigación, Animales y Sociedad, además de un departamento en el que ya se trabaja en este campo.. En este foro se ha analizado qué papel juegan los animales como promotores de salud de las personas mayores y si mejoran su calidad de vida.

Al encuentro acudieron profesionales de la zooterapia que ya trabajan con terapia de animales en distintos centros para mayores de la Comunidad de Madrid, como Ballesol, Benito Menni, Orpea Las Rozas, Tres Cantos o Butarque.

En el simposio se destacó la importancia de la profesionalización de unas terapias que todavía son bastante desconocidas, también de que se basaran en evidencias científicas y que aseguraran el bienestar tanto de los animales como de las personas a quienes se pretende que asistan. Para ello se precisa entrenamientos adecuados.

Los resultados de las terapias y la investigación que se ha llevado a cabo en las residencias madrileñas citadas, demuestran que los vínculos afectivos con los animales y la compañía son altamente positivos, mostrando las personas que se benefician de la zooterapia una evidente mejora de las funciones físicas, cognitivas, emocionales y sociales.