27/04/2015

Nueva regulación de las intensidades de atención para la atención a la dependencia

Una de las normas que se va aprobando periódicamente y que marca el "estado de salud" del sistema es la que regula las prestaciones del sistema, o, como se conoce de otra forma, las "intensidades de atención".  Esto quiere decir: "Si soy dependiente  de Grado 2, ¿a qué tengo derecho concretamente?".  Así como si se ingresa en una residencia geriátrica el nivel de atención es siempre máximo (24 horas al día y con unos servicios de apoyo y atención), si voy a ser atendido en mi domicilio con un servicio de Ayuda a Domicilio o un centro de día, me interesa saber cuántas hora de atención recibiré en mi casa o podré asistir al centro de atención diurna.  Pues bien, eso es lo que ha modificado el Consejo de Ministros en su reunión 

Intensidades de atención dependientes tercera edad

de 17 de abril al aprobar la modificación del Real Decreto de 27 de diciembre de 2013, por el que se regulaban las prestaciones del Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia establecidas en la Ley de Promoción de laAutonomía Personal y Atención a las Personas en Situación de Dependencia de 2006. El objetivo es regular las prestaciones para las personas con grados II y III de dependencia, dado que el Real Decreto ya regulaba el servicio de promoción de la autonomía personal para las personas en grado I.

Como en casi todo lo que tiene que ver con la Ley de Dependencia, el Estado puede establecer criterios comunes e intentar que los sistemas que se aplican en cada una de las Comunidades Autónomas se parezcan. Al final, lo que reciba efectivamente una persona dependiente variará según la comunidad autónoma en la que se encuentre.

Los criterios para determinar el contenido del servicio de promoción de la autonomía personal para las personas en grado de dependencia II y III fueron aprobados por el Consejo Territorial de Dependencia y Servicios Sociales en julio de 2014. Se trata de servicios que las Comunidades Autónomas ya venían prestando, pero este Real Decreto regula y unifica los tipos de prestaciones y las intensidades.

En concreto, se regulan y definen los siguientes servicios:

Servicios de promoción de la autonomía personal:

  • Habilitación y terapia ocupacional.
  • Atención temprana.
  • Estimulación cognitiva.
  • Promoción, mantenimiento y recuperación de la autonomía funcional.
  • Habilitación psicosocial para personas con enfermedad mental o discapacidad intelectual.
  • Apoyos personales, atención y cuidados en alojamientos de soporte a la inclusión comunitaria.

Intensidad del servicio de promoción de la autonomía personal:

  1. Para el servicio de promoción de la autonomía personal se establece la siguiente intensidad, sin perjuicio de lo previsto específicamente para la atención temprana y los servicios de promoción, mantenimiento y recuperación de la autonomía funcional:
    • Grados I y II: un mínimo de doce horas mensuales de atención o su equivalente en sesiones.
    • Grado III: un mínimo de ocho horas mensuales de atención o su equivalente en sesiones.
  2. Para la atención temprana se fija la siguiente intensidad:
    • Grados I, II y III: un mínimo de seis horas mensuales de atención o su equivalente en sesiones.
  3. Para los servicios de promoción, mantenimiento y recuperación de la autonomía funcional la intensidad prevista es:
    • Grado I: un mínimo de quince horas mensuales de atención o su equivalente en sesiones.
    • Grado II: un mínimo de doce horas mensuales de atención o su equivalente en sesiones.
    • Grado III: un mínimo de ocho horas mensuales de atención o su equivalente en sesiones.

Las intensidades del servicio de atención temprana y del servicio de promoción, mantenimiento y recuperación de la autonomía funcional podrán ser complementarias de otras previstas por los diferentes servicios establecidos por las Comunidades Autónomas para esta atención.