¿POR QUÉ DOS DE CADA TRES FALLECIMIENTOS POR COVID19 SE HA PRODUCIO EN RESIDENCIAS?

Hay una cifra que resuena durante esta etapa de la pandemia:  66%.  Nos lo han dicho varias veces y parece que es el porcentaje de fallecimientos por Covid19 que se han producido en residencias de mayores.  Digo “parece ser” porque lo he sacado de la web de un medio de comunicación público y, ahora mismo (13 de mayo de 2020), los datos públicos que se difunden en España no son demasiado fiables.  No lo digo yo, lo dice la ltccovid.org,  Red Internacional de Política de Atención a Largo Plazo organizada por el prestigioso London School of Economics, que en un informe de 3 de mayo dice literalmente: “Ha habido un gran número de muertes en hogares de cuidado en Italia, España, el Reino Unido y los Estados Unidos, pero los datos oficiales de estos países son incompletos o difíciles de interpretar”.

Siendo crédulo, tomo por bueno eso de que dos de cada tres muertes en España se han producido en residencias y me pregunto, ¿y los otros fallecimientos? Me cuesta encontrar esa información.

Me gustaría saber cuántas personas han muerto en hospitales y cuántas en sus casas.  Solo encuentro el dato referido a Cataluña (13 de mayo) y resulta que, del total de 11.352 fallecimientos, 6.485 (57,1%) se han producido en hospitales, 3.361 (19,5%) en residencias, 154 (1,5%) en centros sociosanitarios, 618 (5,4%) en sus casa y el resto, 736 (6,5%) corresponde a casos no clasificables por falta de información.

fallecidos

También encuentro datos relativos a Castilla León que me dicen que de los 2.509 residentes de centros geriátricos que han fallecido, 1.687 personas han perdido la vida en la propia residencia mientras que otras 822 han fallecido en el hospital.   Ese dato es interesante porque me da a entender que en Castilla y León se han hecho derivaciones hospitalarias desde residencias. Por desgracia no sé encontrar ese mismo dato referido a otras comunidades.

¿Dónde está la página oficial con todos los datos ordenados?  Si existe, no la encuentro.

Fallecimientos por covid19. Sabemos muy poco

Sigo buscando y leo que, según la Asociación Española de Profesionales de los Servicios Funerarios, en el peor momento de la crisis  “aproximadamente un 32% de los fallecidos por coronavirus en toda España murieron en sus domicilios”. Si el 66% mueren en residencias y el 32% en sus casas, ¿nadie ha muerto en hospitales?  Algo no tiene sentido.

Hasta ahora lo más claro que he leído es lo de ltccovid.org, o sea, que los datos españoles son “incompletos o difíciles de interpretar”.

A partir de aquí me permito especular. ¿Por qué ha muerto tanta gente en residencias? ¿Por qué, en apariencia, han perdido la vida muchas menos personas en sus casas?  Supongo que ha sido porque quien ha enfermado en su domicilio ha sido ingresado en un hospital del que ha salido curado o donde ha fallecido.  En cambio, quien enfermaba en una residencia se quedaba allí hasta su muerte.  ¿Por qué? ¿Tenían las residencias algún interés por no derivar a residentes al hospital? ¿Decidieron esos residentes y familiares quedarse para tener unos últimos días más tranquilos?  Todavía no tenemos respuesta definitiva pero todo indica que,  en algún momento se ha decidido que quien enfermase en una residencia se quedase allí.  Puede ser que haya sido una decisión puramente médico profesional, quizás los hospitales rechazaban a todos los mayores, o quizás existía un protocolo dictado por la administración que prohibía las derivaciones. Sea como sea, parece que se ha negado una atención sanitaria adecuada a una parte de la población por el mero hecho de vivir en una residencia y allí se le ha dejado morir.

Hay quien se ha atrevido a decirlo públicamente y de forma clara:  “Pedimos medicinas para los ancianos y nos dieron morfina y sedación“; No se entregaron suficientes EPIs, y test de diagnósticos para las residencias.; “Hay residencias a las que los médicos no van”.

De forma bastante injusta, la respuesta pública y mediática ha sido en general culpar a las residencias haciendo un gran ímpetu en algunos casos; generando dudas y resaltando que la Fiscalía está actuando. De forma oportunista y sin base, algunos han atribuido la situación al hecho de que algunas residencias pertenezcan a fondos de inversión, sin que haya datos que confirmen que éstas, como categoría, hayan tenido más o menos fallecimientos; otros han atribuido las muertes a la “privatización”, sin confirmar si las residencias públicas, concertadas o privadas han tenido más o menos fallecimientos unas que las otras.  Es cierto que en las últimas dos semanas parece que hay un cambio y se empieza a reconocer la labor de algunas residencias que han conseguido mantener el virus a raya, pero incluso ese cambio tiene su lado negativo ya que puede dar a entender que las residencias donde ha entrado la enfermedad tienen alguna culpa.

Volviendo al principio.  Si en las residencias, que son el domicilio de los residentes, ha muerto el 66% del total de fallecimientos es que la gran mayoría de ellos se quedaron porque de alguna forma se les impidió la llegada al hospital.

Cuando nos pongamos a pensar cuál debe ser el modelo de las residencias “en la nueva realidad” no olvidemos los datos y lo que de verdad ha sucedido.  Si el relato es que las residencias funcionaron mal tomaremos unas medidas, si éste es que, por el bien común  y para evitar el colapso decidimos como sociedad sacrificar a una parte del la población convirtiendo algunas residencias en morideros, supongo que acabaremos haciendo otras cosas.

Depende de nosotros saber cómo queremos recordar lo que está pasando ahora.

Cómo encontraremos residencias de mayores después de la crisis.

Deja un comentario