La hipercolesterolemia en la tercera edad.

A día de hoy por desgracia, mucha gente tiene el colesterol alto. Las personas de la tercera edad tampoco son una excepción. Ahora que estamos en plenas fiestas navideñas, en donde la comida suele abundar y muchas veces comemos sin mesura, este factor se puede ver agravado.

Pero, ¿Qué es el colesterol? ¿Tanto afecta en la tercera edad?

El colesterol son grasas en sangre indispensables para que se lleven a cabo diferentes procesos en el organismo. El colesterol es indispensable para fabricar hormonas, ácidos biliares y para transportes vitaminas y proteínas, en concentraciones elevadas en sangre puede estrechar y endurecer las arterias, los niveles aceptables son por debajo de 200 mg/dl y colesterol L-DL por debajo de 130 mg/dl.

Cuando se incremente generalmente se debe a consumo elevado de grasas de origen animal pero también la edad juega un papel importante en este tipo de patologías, mantener los niveles de colesterol normales es fundamental  para evitar enfermedades cardiovasculares, aterosclerosis coronaria entre otras patologías, según diferentes estudios publicados las enfermedades cardiovasculares son un de las principales causas de muerte en las personas de la tercera edad ya que son más susceptibles de que el nivel de colesterol se eleve.

colesterol y tercera edad

Cómo detectar niveles de colesterol altos

Con un examen de la sangre (perfil de lípidos) se pueden conocer los niveles de colesterol y triglicéridos, los síntomas pueden presentarse como dolor de cabeza y mareos. Existen dos tipos de lipoproteínas que transportan el colesterol en la sangre. Las lipoproteínas de baja densidad (LDL) también conocido como “colesterol malo” es el causante de enfermedad cardiovascular. Las lipoproteínas de alta densidad o HDL conocido como colesterol bueno, estas sustancias son las encargadas de recoger el colesterol malo de los tejidos y llevarlos al hígado para que se elimine a través de la bilis.

Las posibles causas del incremento de colesterol en sangre puede ser la herencia, la alimentación con alto contenido en grasas de origen animal (grasas saturadas), sobrepeso u obesidad, diabetes, hipertensión y el tabaco. A mayor edad más riesgo y en las mujeres en la menopausia las lipoproteínas de baja densidad tienden a subir e incrementa el riesgo de ateroclerosis.

Las medidas de prevención en personas mayores prácticamente son iguales para las personas de mediana edad. Sin embargo en las personas de la tercera edad que viven solas puede ser más complicado tomar medidas de prevención que en personas institucionalizadas, una de las muchas ventajas de vivir en una residencia geriátrica o asistir a centros de día es la alimentación, el médico, la enfermera y la nutricionista vigilan la calidad y cantidad de los alimentos con menús adecuados a la edad y patologías del anciano, además del fisioterapeuta qué a través de rutinas de ejercicios ayuda a mantener el peso adecuado.

Por otro lado el médico geriatra es quién decide si es necesario el tratamiento con medicamento o solo con cambiar los estilos de vida y hábitos alimentarios, bajar de peso de corrige, es suficiente.

Más información en:  https://www.fesemi.org/informacion-pacientes/conozca-mejor-su-enfermedad/hipercolesterolemia

Deja un comentario