Aciertos y errores con el coronavirus: Aprender del pasado

El antecedente más claro de la pandemia de coronavirus que nos asola es la gran gripe de 1918, injustamente llamada “gripe española”.  Murieron entonces en todo el mundo más de 50 millones de personas y, como en la situación actual, junto al esfuerzo ímprobo de los profesionales que trabanan en instituciones sanitarias y sociales, también hubo decisiones políticas de todo tipo: algunas acertadas y otras desastrosas.

200313172220-liberty-loan-parade-at-philadelphia-file-exlarge-169

En 1918, la ciudad de Filadelfia ignorando las advertencias sanitarias sobre la presencia de la gripe organizó un desfile de los soldados que se preparaban para ir al frente europeo de la Primera Guerra Mundial, se trataba de un acto patriótico para apoyar el esfuerzo de guerra que atrajo a más de 200.000 personas que se apiñaron en las aceras. Tres días después, cada cama en los 31 hospitales de Filadelfia estaba llena de pacientes enfermos y moribundos, infectados por la gripe española.  Al final de la semana, más de 4.500 habían muerto. Cuando los políticos de Filadelfia cerraron la ciudad, ya era demasiado tarde.

¿Suena familiar?  ¿No hemos visto una negligencia parecida hace pocos días?

15836871869434

Cuando nuestro experto en situaciones de emergencia y coronavirus nos enseñó el siguiente gráfico

Captura de pantalla 2020-03-15 a las 19.10.36

No pude evitar pensar en este otro que muestra la consecuencia que tuvo la negligencia de los gobernantes de Philadelphia al permitir la aglomeración, comparada con otra ciudad como Saint Louis, que adoptó medidas drásticas mucho antes.

Captura de pantalla 2020-03-14 a las 20.23.09

Esperemos que tras la decisión de ponernos en situación de alarma, nuestros gobernantes estén más inspirados y tomen decisiones más fundamentadas en el bien común y el criterio científico que en el rendimiento político partidista.

Pensemos en ello los que estamos pasando estas semanas de confinamiento y dediquemos un rato cada día a reflexionar sobre la suerte que tenemos con los profesionales sanitarios y de servicios sociales que están enfrentándose en primera linea con la pandemia aún a riesgo de su propia salud.

Josep de Martí
Director de www.inforesidencias.com

Deja un comentario