LOS DATOS SOBRE MUERTES EN RESIDENCIAS. ¿TAN DIFÍCIL ES HACER EL CÁLCULO?

Mientras nuestros gobernantes claman al cielo por lo que ha pasado en las residencias de mayores durante la pandemia, culpándolas del resultado y diciendo que hay que cambiarlo el sistema y hacer todo “más público” y “más sanitario”.  Todavía, nadie que no esté en la cúpula donde se maneja información secreta, sabe exactamente cuántos ciudadanos mayores han fallecido en centros residenciales geriátricos.

La tragedia humana es mayúscula. Los últimos días celebramos como un éxito que mueran menos de 100 ó 80 personas como si olvidásemos que detrás de cada unidad hay una persona, una vida, unas ilusiones y un proyecto roto.  Me declaro defensor de la filosofía de la Atención Centrada en la Persona por lo que creo que aunque seas muy mayor y seas muy dependiente tu vida, tu existencia y tus expectativas y deseos tienen valor.  Por eso, el hecho de que muchos fallecimientos hayan sido de personas de más de 85 años no quita peso a la tragedia.  Como sociedad tenemos que intentar que prepararnos para afrontar la próxima pandemia, y para hacerlo, necesitamos saber exactamente qué ha sucedido, qué factores han influido y cuáles no. Ver en qué medida lo han hecho y qué debería ser diferente.

Hay quien me dice que al decir que las residencias no han fallado estoy restando dramatismo y me convierto en conformista.  Siento que la gente piense así, pero es lo que creo.  Todavía (22 de mayo de 2020) no tenemos datos fiables e, incluso diría que los datos de que disponemos son cada vez más confusos.

¿Cómo vamos a plantear que hay que cambiar el modelo de las residencias y quizás cerrar una buena parte de las existentes si llevamos semanas pensando que se han producido en éstas el 66% de los fallecimientos totales y hoy aparece una información que sitúa ese porcentaje en un punto indefinido entre el 30% y el 83%?

Datos fallecimientos por coronavirus covid 19 en residencias de ancianos

 

Para mí estos son datos de vergüenza.  No por los resultados en sí, sino por el hecho de que una web amparada por el prestigioso London School of Economics, durante semanas no había publicado datos de España porque, según decían el 3 de mayo: “Ha habido un gran número de muertes en hogares de cuidado en Italia, España, el Reino Unido y los Estados Unidos, pero los datos oficiales de estos países son incompletos o difíciles de interpretar”.

Ahora que finalmente consideran que los datos ya son más completos y fáciles de interpretar nos dicen que el porcentaje de fallecimientos confirmados alcanza el 30%, o sea unos 9.642.  Pero hay casi 17.000 que son “probables” por lo que, si se sumasen, alacanzaría el 83%.

¡Por favor!  ¿Podríamos tener datos como los de los otros paises?  Así pordíamos saber qué narices ha pasado de verdad más allá de la terrible tragedia humana.

Deja un comentario