Una Asociación de Cuidadores Familiares

A través de las redes sociales, en las que Inforesidencias intenta mantenerse activa, hemos conocido a una interesante asociación que agrupa a cuidadores famiilares (Associació Cuidadors Familiars).  Nos pareció muy interesante y les pedimos que nos explicasen su experiencia.  Queremos compartirla con vosotros ya que, estamos seguros de que puede servir de inspiración.

Este es el texto que nos han enviado

Asociacion de cuidadores familiaresLa Asociación nace raíz de un taller “cuídate para cuidar”, realizado en el Cap Larrard de Barcelona, hace cinco años. Al terminar el taller, nos dimos cuenta de que no podíamos dejar de seguir con nuestras reuniones mensuales, nuestras charlas, básicamente todos descubrimos el significado de la palabra “cuidador informal” descubrimos lo importante que era que nos cuidáramos para poder seguir cuidando.

Empezamos realizando reuniones mensuales en algún bar, era importante para todos nosotros seguir manteniendo aquel vínculo y aquella complicidad que ha
bía crecido entre todos nosotros. Durante las charlas surgían ideas, surgían soluciones. Finalmente, después de recorrer bastante camino, buscando locales para hacer reuniones, yendo para arriba para abajo para darnos a conocer, decidimos crear una asociación “La Associació de cuidadors familiars”, con la finalidad de que fuera un punto de encuentro para personas que se encontraran en la misma situación que la nuestra y que, al menos por un rato, pudieran explicar todas sus dificultades, todas sus carencias y entre todos buscar soluciones. Una vez creada la Asociación recorrimos mucho camino pidiendo un local para poder reunirnos, costó mucho mucho. Era muy curioso, todo el mundo a quien íbamos a explicar quién éramos y que queríamos, lo encontraban muy fantástico y positivo, pero ¿ayuda? ninguna ni una.

Hemos hecho muchas cosas durante estos cinco años:

Asociació de cuidadors familiars– Taller de dinamización para cuidadores familiares.

– Participamos a las conclusiones de los talleres de cuidadores familiares que es realizan mediante el PAMEM, de forma que, cada vez que finaliza un taller, vamos a hablar para ofrecer la posibilidad de que no rompan todo este vínculo que ha nacido entre ellos, que no dejen de hacer estos encuentros, estas reuniones, puesto que, la comunicación de “cuidador a cuidador” es siempre más fácil, hablas con el mismo idioma, incluso te sientes más comprendido que no con la propia familia, el día a día del cuidador sólo lo sabe él/ella y no siempre las reacciones o implicaciones de la propia familia ayudan mucho.

Actualmente tenemos un vínculo muy grande con un centro de día “Centro de día para gente mayor Víncles”, nos gustaría poder conseguir alguna plaza por una familia, de forma que esto no sea un coste para la familia y también para que la persona dependiente pueda salir de su entorno, pueda estar en contacto con otras personas y no tenga que pasar todo el día a casa sentado en un sillón, sin hacer nada.

¿Cómo queremos conseguirlo? Haciendo actividades:

– Talleres de relajación

– Talleres de Flores de Bach

– Tardes de poesía

La intención es que, con las donaciones que conseguimos de estas actividades, podamos conseguir una plaza al centro de día.

– También hemos participado en alguna escuela con charlas sobre la ley de la dependencia y sobre el que significa hacernos grandes, mirando de explicar que, tarde o temprano, todos nos encontraremos en esta situación ya que forma parte irremediable de la vida, por lo tanto tenemos que estar preparados ya desde jóvenes.

– Nos formamos como GAM (Grupo de ayuda mutua) en un curso realizado a la Cruz Roja.

– Hemos hecho talleres sobre los diferentes tipos de demencias

¿Qué quiere la Asociación? :

– Reconocimiento social –

– Formación continua (talleres, aprender a hacer cambios de postura, alimentación, duelo, etc.)

– Un sueldo digno por el cuidador/a, no deja de ser una labor de 24 horas de lunes a domingo.

– Apoyo emocional.

– Establecer convenios con centros de día y transportes adaptados, para que el gasto sea mínimo para las familias.

– Voluntariado de asistencia, de forma que, cuando hagamos algún taller o actividad, la persona dependiente no es quede suela y el cuidador/a pueda acceder a hacer actividades para cuidar de sí mismo y aprender a cuidar mejor todavía a la persona que cuida.

Por mucho que buscamos, hayamos buscado, no hay nada, todo el mundo dice cosas buenas de la asociación, pero todo queda en palabras. Actualmente, nos han cedido un espacio en el espacio cívico La Sedeta, es un buen despacho.

Situación crítica

La situación actual de los cuidadores/as familiares es muy crítica, no tienen ningún tipo de sueldo, puedes hacerte autónomo (muy caro) y recibir una ayuda de 250 euros al mes. No tienen ningún tipo de seguro, por el que, todos estos años dedicados al cuidado de una persona, quedan en nada de nada y, cuando llega el momento de que la persona dependiente falta, te quedas con un duelo difícil de llevar y con una mano delante y otra detrás.

Muchas personas han tenido que dejar sus trabajos para poder dedicarse a cuidar de un familiar, pues no existe nada para las personas dependientes, a no ser que sea pagando dinero.

Un caso curioso es cuando se acercan elecciones, las campañas que se hacen sobre la ley de la dependencia, sobre los cuidadores/as familiares. Todo parece que sea esperanzador, todos dicen que harán esto, harán lo otro, cuántos sueños creados que…. en esto quedan….. en sueños, puesto que, al acabar las elecciones TODO QUEDA IGUAL.

Pensamos que no pedimos nada del otro mi. Nuestra tarea es de 24 horas al día, muchas noches sin dormir, un continuo ir y venir a urgencias, un montón de situaciones de incertidumbre, de soledad, de incomprensión, cuando, de hecho, lo único que hacemos es cuidar a un familiar, cosa que tendría que estar más controlada por centros de día, por la administración y por parte de todo el sistema en general. Conocemos situaciones de cuidadores/se muy precarias, mucha gente está todavía pendiente de cobrar los que se les prometió durante la ley de la dependencia y desgraciadamente, en la mayoría de los casos que conocemos, no es así. Siempre nos hacemos esta pregunta ¿qué pasaría si un día todos los cuidadores/as dejáramos a las persones dependientes sentadas con una silla de ruedas en una plaza y marcháramos corriendo? ¿qué pasaría con todos/as estos/as personas dependientes? quién se ocuparía todos ellos/as?.

En definitiva, la situación de los cuidadores familiares actualmente es muy dura, difícil, precaria, su tarea no es reconocida ni socialmente, ni administrativamente.

La falta de apoyo social, económico, la falta de creación de centros de día de gestión pública (imposible acceder a las privadas, no cobramos ningún salario, las pensiones son muy bajas), la falta de reconocimiento de la figura del”cuidador/a familiar”, hacen que esta tarea sea dura y muy ardua.

Comentarios cerrados.