¿Por qué preocupa la memoria en las personas ancianas?

Cristina Vidal-Martí vuelve como bloguista invitada.  La autora del libro “Entrena tu memoria. 100 preguntas, 100 respuestas y 100 actividades”, de gran utilidad para personas que trabajan en residencias de mayores nos regala una nueva reflexión.

¿Por que preocupa la memoria?

Un libro práctico sobre entrenamiento de la memoria

Libro muy recomendable sobre entrenamiento de la memoria.

La memoria es una de las facultades cognitivas que más preocupan a las personas mayores. La memoria humana facilita a la persona adaptarse a su día a día y proporciona identidad. Su pérdida conlleva la dificultad de llevar una vida autónoma y una desintegración del yo.

La memoria no es una entidad unitaria sino que está formada por distintas estructuras. Con el paso de los años, la memoria humana experimenta algunos cambios. En un proceso de ancianidad saludable, la memoria a largo plazo de tipo episódico y la de corto plazo son las más afectadas como también la recuperación de la información.

No recordar que se comió anteayer por la noche, ir a una habitación y no recordar que se iba a buscar, no recordar un nombre de un actor de una película de cine, de un cantante o de un lugar que hace años visité son algunos de los síntomas de estos cambios citados.

La importancia del entrenamiento de la memoria

Los expertos establecen que un entrenamiento constante, diario – aunque solo se dedique unos diez minutos-, con nuevos retos personales, nuevos problemas es un efecto protector de la memoria y las facultades cognitivas. A su vez, si el entrenamiento va acompañado de un conocimiento de la memoria, ayuda a la persona a identificar cuáles son sus fallos, de que tipo son- atención o memoria- y si se debe acudir o no al médico para valorar dicha pérdida.

Las persona ancianas tienen miedo a perder su memoria porque asocian dicha pérdida con los primeros síntomas que padecen las personas enfermas de trastornos neurodegenerativos, como por ejemplo el Alzheimer; enfermedad que amenaza a las personas a dejarlas desorientadas y confusas. Este temor a perder esta facultad puede impulsar a que la persona anciana manifieste quejas subjetivas o incapacidades para realizar determinadas tareas intelectuales.

En nuestra sociedad, está ampliamente aceptado que el envejecimiento comporta un grado de deterioro de la memoria. Sin embargo, los expertos afirman que un porcentaje importante de quejas se encuentran mediatizadas por componentes emocionales, que enfatizan aún más esta sensación de pérdida. Belsky y otros autores afirman “(…) las quejas sobre problemas de memoria en edad avanzada pueden ser más un diagnóstico de problemas emocionales que dificultades en el ámbito cognitivo (…)” (pág. 186). Estos mismos autores señalan que, a menudo, los déficits de memoria de una persona de la tercera edad suelen enmascarar otras patologías tales como son la depresión, la ansiedad u otros trastornos afectivos.

Independientemente, si hay quejas subjetivas de memoria como no y si dichas son reales o de tipo emocional el entrenamiento y la estimulación es la solución ante dicha situación. El libro “Entrena tu memoria. 100 preguntas, 100 respuestas y 100 actividades” posibilita al lector a entender el proceso memorización, factores implicados en este acto, como índice el proceso de envejecimiento y qué hacer para la memoria.

Cristina Vidal-Martí. Educadora social y psicóloga. Autora del libro “Entrena tu memoria. 100 preguntas, 100 respuestas y 100 actividades” publicado en Ediciones Invisibles.

 

Comentarios cerrados.