Aumentar la ratio de personal nocturno en Cataluña

Aviso previo: hablo de un proceso participativo sobre un posible cambio de ratio de personal en residencias de tercera edad en Cataluña.  Todavía no se ha publicado ningún decreto o orden que aumente los ratios, de momento todo son aportaciones y estudios previos.

Hace pocos meses, la Generalitat puso en un portal de participación ciudadana el texto de un posible proyecto de cambio de la ratio de personal en residencias de personas mayores.  La parte más impactante del mismo era el incremento de personal en horario nocturno para las residencias de menos de 35 plazas que pasarían de tener uno más uno localizable a tener dos.  A partir de allí se exigiría una persona por cada 35 plazas.  Había otros cambios, pero éste era el que más podía afectar a las residencias que tuviesen menos de 35 plazas y más de 70.

La normativa actual sobre ratio de personal nocturna en residencias de mayores en Cataluña. Decreto 284/1996 establece

En horario nocturno, el personal de atención será de una persona hasta 35 residentes, además de otra localizable; de 36 hasta 80, dos personas; de 81 hasta 110, dos personas, además de otra localizable; de 111 hasta 150 residentes, tres personas; a partir de 151, tres personas más otra por cada 50 residentes o fracción.

La verdad es que hay que felicitar a la Generalitat por la puesta en marcha de ese portal de participación.  No sé si lleva muchos años, pero el hecho de que, de momento hayan tenido solo 27 procesos me hace pensar que es reciente.  Yo me enteré de que existía el proceso porque me lo dijo el director de una residencia a quien se lo había dicho otro.  Al cabo de unos días las patronales se hicieron eco y se multiplicaron las propuestas que hizo la gente al texto que proponía la plataforma.  Creo que la Generalitat haría bien en el futuro en difundir directamente los proyecto entre aquéllos que con seguridad se pueden ver afectados por aquello sobre lo que se pide participación.

Residencias de tercera edad en Cataluña

Pasadas unas semanas la Generalitat ha contestado a cada una de las opiniones expresadas y no sé hacia dónde irá la cosa a partir de ahora.

Lo que me ha sorprendido es que, a pesar de que resulta muy positivo abrir a la participación.  El proceso en sí parece un juego de frontón dialéctico en el que han propuesto un texto, algunas personas hacen comentarios o alegaciones y la administración los responde refutándolos aunque sin entrar en el fondo y con un argumento reiterado: las condiciones para centro colaboradores y concertados son superiores.

Voy a poner el ejemplo de mi participación en el proceso.

Esto es lo que dije y esta la respuesta:

Comprobación coste económico y efectos sobre la oferta de servicios

 “Antes de continuar la tramitación se debería hacer un estudio económico para ver el aumento de personal y de coste que supondría su aplicación en residencias de diferente tamaño.  Sin embargo habría que analizar si algunas residencias (y cuántas) se convertirían inviables y deberían de cerrar si se aplica el cambio de normativa. Sólo teniendo esta información se puede valorar si el aumento de calidad que se pretende obtener, justifica el aumento de coste y el cierre de centros (reduciendo la oferta de plazas). “

Respuesta:

Las condiciones exigidas para centros colaboradores y concertados son muy superiores a las propuestas en la modificación de la normativa dado que estas pretenden establecer unos mínimos para un servicio de calidad.

Insistimos en que la atención y servicio a las personas mayores dependientes no puede depender de la viabilidad económica de una empresa privada sino de las necesidades de una atención de calidad y garantizando la seguridad y protección del grupo de usuarios y de sus trabajadores.

Efectivamente, si hay algún centro que no puede adaptarse a estos mínimos podría acogerse a otras tipologías de centros de servicios sociales (hogar residencia, para válidos, por ejemplo que, las condiciones materiales y funcionales son inferiores porque las necesidades también lo son).

 O sea,

 Quien quiera entretenerse puede leerlas todas.  Las de las patronales, sindicatos y varias empresas y ciudadanos.

No todas van por la misma línea, por supuesto.  Algunos critican incluso que un tema como éste se someta a un proceso en esa web, otras piden que se exija más personal.  Lo que echo de menos es un poco una finalidad.  Supongo que si te propones crear un mecanismo para  conocer la opinión de la gente, estaría bien que considerases incorporar algo de lo que te dicen.   Leyendo el tipo de respuesta que dan creo que sería más interesante que no diesen ninguna respuesta, que, sencillamente recogiesen las participaciones y se las diesen a quien tiene que decidir.

Volviendo a mi participación, no creo que fuese tan desencaminada.  Ésta como cualquier otra propuesta reglamentaria tiene consecuencias y, una parte de la responsabilidad de los gobernantes es prever las consecuencias de sus actos en la sociedad.

¿Qué consecuencia puede tener incrementar la ratio de personal de una a dos personas en horario nocturno en residencias de menos de 35 plazas?

Esta es la distribución de residencias y plazas según el tamaño correspondiente a 2018 según el Registro de Entidades, Servicios y Establecimientos Sociales de la Generalitat.

Más de la mitad de las residencias de ancianos en Cataluña tienen menos de 50 plazas

Más de la mitad de las residencias de ancianos en Cataluña tienen menos de 50 plazas

Está claro que las 273 residencias de menos de 25 plazas tendrán un serio problema para doblar el personal en horario nocturno, o sea que unas 5.500 personas que viven en ellas, o sea, un 10% del total de personas mayores que viven en residencias, pueden verse seriamente afectadas asistidas.    La Generalitat dice “Insistimos en que la atención y servicio a las personas mayores dependientes no puede depender de la viabilidad económica de una empresa privada sino de las necesidades de una atención de calidad y garantizando la seguridad y protección del grupo de usuarios y de sus trabajadores”.   No estoy del todo de acuerdo.  El requisito actual tiene unos veinte años y hasta hora ha permitido la existencia de un ecosistema geroasistencial con residencias de diferentes tamaños repartidas por todas las comarcas.  Si se va a cambiar algo existente (no a hacer algo totalmente nuevo), afectará a una realidad también existente por lo que, por lo menos, debería considerarse el efecto sobre esa realidad.

Como no lo hace la Generalitat, de una forma mucho menos rigurosa (porque no tengo todos los datos) de lo que podría hacerlo ella me atrevo a decir:

La medida de aumentar el personal nocturno a dos personas como mínimo puede suponer que unas 180 residencias tengan que cerrar por convertirse en inviables.  Esto afectará directamente a unos 4.000 residentes que deberán cambiar de centro y a unos 1.600 profesionales que serán despedidos.

¿Cuántas de estas residencias pueden convertirse en residencias para personas no dependientes? La pregunta no tiene demasiado fundamento ya que las personas no dependientes no suelen vivir en residencias.

Con esta información en la mano (o el que le dé la inspección que seguro es más fiable), quien tiene la responsabilidad de decidir, puede tomar una decisión sabiendo que el beneficio que persigue tendrá también un coste.

Gobernar no es fácil ya que supone tomar decisiones a favor del interés general sabiendo que siempre pueden haber intereses particulares afectados.

Ahora toca ver qué hace la Generalitat.

Leyendo las diferentes aportaciones en el proceso de participación parece claro que la apuesta por mejorar la calidad mediante la presencia de más profesionales va a tener consecuencias. Veamos cómo sopesan las diferentes opciones y qué acaban haciendo.

Autor:Josep de Martí

Jurista y Gerontólogo

Director de Inforesidencias

Comentarios cerrados.