VENTANILLA ÚNICA PARA EL COVID19 EN RESIDENCIAS ¡POR FAVOR!

Vaya por delante que, en medio de la tribulación que está ocasionando la pandemia del coronavirus covid19 a toda la sociedad y en especial a quienes gestionan y trabajan en residencias de personas mayores, se viven situaciones que animan al optimismo.

Si bien es cierto que casi todos los directores de residencias han sentido que estaban bajo sospecha por el mero hecho de serlo, en los últimos días se ha visto un cambio en la forma en la que los medios tratan los casos de contagio que se producen en estos establecimientos.  También, según he podido saber hablando con gerentes y profesionales, la relación con la administración empieza a normalizarse; de una forma desigual pero creciente, las residencias empiezan a recibir el material que necesitan desde hace un mes e, incluso durante el fin de semana, desde los servicios técnicos de consejerías, han respondido a consultas planeadas desde residencias.

Como soy funcionario en excedencia y trabajé “dentro” durante diez años, estoy convencido de que en la administración hay dos niveles: el técnico y el político.  La pandemia de Covid19 ha tensionado y puesto al límite a ambos niveles y, mientras el segundo está respondiendo de forma desigual y mejorable, el técnico lo está haciendo bastante mejor.

Dicho esto, y centrándome en las cuatro reclamaciones básicas que  se hacen desde el sector geroasistencial:

  • Más material de protección y atención.
  • Resolver la ausencia de personal por bajas y “otras causas”.
  • Recepción de instrucciones únicas.
  • Diagnóstico generalizado de residentes y profesionales.

Me gustaría centrarme en el tercer punto.  Ya he comentado que tanto el Estado como las Comunidades Autónomas están elaborando instrucciones, directivas y otros textos que dirigen a las residencias y donde les dicen cómo deben actuar para prevenir el contagio o, una vez producido éste, para contenerlo.  Todo está hecho con buenas intenciones, pero eso no lo hace lo suficientemente operativo, especialmente en una situación en la que, debido al alto número de bajas laborales, el personal de administración de las residencias está haciendo de todo.

Para que se hagan a la idea quienes no están metidos en el sector, éste es un ejemplo de una instrucción recibida en una residencia hace pocos días desde el departamento de sanidad autonómica.  Téngase en cuenta que está indicando lo que hay que hacer, además de las comunicaciones diarias obligatorias.

Estimado / as,

 Ante la situación epidemiológica por coronavirus SARS-CoV-2 y la actual situación de emergencia de salud pública es necesario, en su caso, que todas las residencias geriátricas, de personas discapacitadas, de salud mental y centros de menores que se hayan puesto en contacto con el departamento de Asuntos Sociales (Tasfin) para hacer el pedido de material de protección y recibir las instrucciones pertinentes.

En el caso de la aparición de una sospecha clínica, la dirección de la residencia debe seguir las siguientes indicaciones: 

Avisar a Vigilancia Epidemiológica al correo electrónico uveXXXX@XX. Paralelamente hay que llamar por teléfono a los números de los Servicios de Vigilancia epidemiológica territoriales (XVET) en horario de lunes a vie de 8-15h o Servicio de urgencias de Vigilancia epidemiológica de Cataluña en el resto de horario (SUVEC) *. Estos son los que determinarán la situación epidemiológica de la residencia, las actuaciones a seguir en materia de aislamientos y protección de pacientes y trabajadores. Determinarán también la indicación de realización de las pruebas y su priorización en el equipo de recogida muestras

Avisar a su Equipo de Atención Primaria de referencia que será quien asumirá el control asistencial de la residencia junto con el Equipo de Asistencia a las residencias.

Comunicar la situación al Tasfin para que sean conocedores y puedan facilitar material y apoyo en los recursos de los profesionales de la residencia que requiera el centro. Para solicitar material se debe enviar un correo electrónico a la siguiente dirección electrónica XXXXX@XXX, haciendo constar en el asunto: “nombre de la residencia + población + MATERIAL” en caso de necesitar apoyo de profesionales escribir un correo electrónico a XXXXXX haciendo constar en el asunto: “nombre de la residencia + población + RRHH” y con copia a XXXXXX

– Una vez hechas las actuaciones anteriores debe comunicarse con Alcalcía de su municipio como máxima autoridad de protección civil para que pueda colaborar en dar apoyo a las personas que lo necesiten, transmitir las recomendaciones e instrucciones que hayan establecido las autoridades sanitarias y epidemiólogas, siempre responsabilizándose del derecho a la confidencialidad de los datos clínicos individuales y de la protección de datos.

* Teléfonos Vigilancia epidemiológica 

atentamente

XXXXX
gerente XXXX
Región Sanitaria XXXXX

A la hora de pedir material, la cosa también es muy complicada.  Cada comunidad tiene su sistema y éste es cambiante.  De nuevo echo mamo de lo que tengo más cerca.  Hoy mismo ha cambiado la forma en que las residencias de mayores pueden pedir material en Cataluña.  Ahora tendrán que rellenar este documento además de comunicar de nuevo el número de residentes y empleados y otra información. He hablado con tres directores de residencia esta mañana y su reacción se situaba entre el abatimiento y el enfado.

Petición material coronavirus

¿No podrían hacer una estimación según el número de plazas y enviar directamente a todas las residencias una cantidad de material?  ¿Hace falta de verdad volver a rellenar otro formulario, cada vez más farragoso y “consumidor de tiempo”?

¿Podría alguien pensar en una “ventanilla única”?  Un único lugar al que debieran comunicar una sola vez las cosas las residencias de mayores.  Pensemos que si se hiciese así se podría llevar un control mucho más eficiente del flujo de información y sería posible generar big data, algo que un superordenador pudiese tratar en búsqueda de patrones que permitiese luchar más eficientemente contra la enfermedad.

ventanilla única

 

Digo esto porque, aunque ahora estamos en medio de la pandemia, debemos dedicar un poco de tiempo a pensar que, sea como sea, un día la dejaremos atrás. Sería bueno que algunas de las cosas que estamos haciendo ahora nos permitan prepararnos para el futuro.

 

Cuando acabe el estado de alarma y cada comunidad autónoma vuelva a seguir su camino en lo que a residencias de mayores se refiere, estaría bien disponer de una base de datos estatal que recoja el perfil de todos los que viven en residencias.  Pienso en algo parecido a lo que en Estados Unidos se conoce como el Minimum Data Set, un repositorio de información donde todas las residencias deben informar periódicamente del estado de los residentes, tanto el funcional y cognitivo como la  movilidad; síntomas conductuales, dolor, continencia, caídas, estado nutricional y muchos otros.

Si dispusiésemos de algo así, adaptado tras la pandemia a la detección precoz de enfermedades infecciones, la próxima vez que seamos atacados podremos afrontar algo mejor la situación.

Empecemos por el primer paso.  ¿Alguien quiere facilitar la creación de una “ventanilla única” para las residencias con la información del coronavirus?

Autor:  Josep de Martí Vallés  (perfil Linkedin)

Director de Inforesidencias

Comentarios cerrados.