Huelva refuerza su atención a las personas mayores

Las provincias españolas, como la de Huelva, para este año disponen de más recursos económicos para poder hacer frente a las múltiples demandas que dejo la pandemia, se tuvieron que abrir  líneas de teléfono especiales para la población de la tercera edad, crear grupos de trabajo especializados para atender las demandas de las residencias geriátricas y de los servicios de ayuda a domicilio, se crearon grupos de voluntarios para escuchar y acompañar a los mayores y evitar la soledad y aislamiento que estaban viviendo. Por otro lado la población económicamente activa muchos  han perdido su empleo y las provincias tienen que dar respuestas y soluciones. 

La Diputación de Huelva ha implementado nuevas prestaciones y en otras ha incrementado los servicios, se ha reforzado el personal de los servicios sociales y se han impulsado redes comunitarias para optimizar los recursos, las familias más vulnerables han recibido apoyos de acuerdo a sus necesidades. La ayuda a domicilio la reciben alrededor de 5.000 beneficiarios entre ancianos y familias vulnerables, las encargadas de este servicio son las auxiliares de ayuda a domicilio, profesionales qué prestan un servicio en el domicilio, el cual va desde ayuda para actividades básicas de vida diaria hasta apoyo para hacer la compra, pagar servicios y hacer compañía.  Sin embargo, la población de la tercera edad tiene diferentes necesidades, la edad y las patologías son factores que aceleran la discapacidad y dependencia, de allí la necesidad de ampliar otros recursos como las plazas de residencias geriátricas y centros de día, los clubs de jubilados y pensionados y las viviendas para mayores.

La comida a domicilio en Huelva ha sido otro recurso solicitado por parte de la población mayor, se ha proporcionado a los mayores que tienen mas riesgo de sufrir accidentes dentro del hogar y más dificultad para desplazarse. La ventaja de la comida a domicilio es que su elaboración cumple con las normas de higiene y calidad, es supervisada por profesionales que vigilan calidad y cantidad, los menús son variados, equilibrados y cumplen con los requerimientos nutricionales de los ancianos.

Un servicio más son los centros geriátricos, los cuales se han convertido en los espacios más seguros, fueron los primeros en recibir la vacuna, así como los trabajadores, fueron los primeros en implementar protocolos de seguridad, a un año  de inicio de la pandemia los protocolos se han mejorado y se siguen aplicando, lo mismo que los test PCR a los empleados y a los ancianos que salen fuera del centro y a los visitantes, el único objetivo de estas medidas es mantener a salvo y libres de contagio por covid-19.

En el caso de  los centros de día de la diputación de Huelva, estos empiezan a abrir sus puertas, se vigilan cuidadosamente todos los protocolos al igual que los centros geriátricos. Algunos centros de día aprovecharon el cierre temporal por la pandemia, para mejorar las instalaciones y ampliarlas, así como también ampliar las oferta de servicios, actualmente se mantienen en alerta constante para evitar contagios. El incremento de recursos económicos también ha sido para poner en marcha programas para evitar la soledad y el aislamientos que viven muchos mayores, la pandemia solo vino a acentuar un problema que estaba presente, así que las autoridades se han dado a la tarea  de proporcionar

Deja una respuesta